La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / satini / LA PROFESORA DE LENGUA

 Imprimir  Recomendar
  [C:584856]

LA PROFESORA DE LENGUA

Esta historia ocurrió hace varios años. yo era un estudiante mediocre me costaba adaptarme por lo que mis notas fueron bastante decepcionantes y mis padres buscaron a mitad de curso una persona que me ayudara en los estudios. .Después de hablar con varias personas se decidieron por Anna, quien fuera recomendada por amigos- La llamaron y acordaron el precio y las horas que haríamos a la semana.
Grande fue mi sorpresa cuando llegó, la vi y quede impresionado - Era una chica morena de unos 24 años, ojos marrones, alta y muy hermosa. Después de saludarnos empezamos con las clases y a planificar el estudio. L a siguiente clase la dedicaríamos a Lengua y Literatura , me costaba mucho concentrarme, durante la clase me fijaba en sus pechos, llevaba una camiseta ajustada que me permitía apreciar perfectamente sus forma y tamaño y a pesar de no ser muy grandes eran esbeltos, debido a eso mi mente se aislaba pensando en su perfecto cuerpo y lo que haría con él, no prestaba mucha atención y al terminar tuve que masturbarme a su salud.
Pasaron las clases y con ellas las pajas que me hacía pensando en su culo y sus tetas y además empezaba a llegar el calor por lo que un día llegó con una camiseta con un escote que no dejaba mucho a la imaginación y que hizo que durante la clase se me fueran los ojos y aunque ella me pilló hizo como si nada y continuamos. Cuando faltaban unos días de curso vino , con una camiseta que no dejaba nada librado a la imaginación, no podía apartar los ojos de sus pechos, a lo que Anna me dijo: Me parece que no estás prestando atención,-Lo siento Anna estaba distraído- si, veo que llevas tiempo mirándome las tetas, sonrojándome le dije, lo siento mucho
Anna -No tienes por qué pedirme disculpas, es normal en tu edad pero deberías prestar atención a la clase, a si que atiende-.
Al terminar y mientras guardaba sus cosas me preguntó:¿Tanto te gustan que llevas meses mirándome las tetas? Es que son muy bonitas respondí, ¿No tienes novia con quien aliviarte? No ,dije sintiendo que mi miembro se ponía cada vez más duro ¿Así que te masturbas no?-Si- atine a decir, ya sin pudores-Te gustaría tener un recuerdo para tus pajas? Me encantaría balbucee. Tras esto se levantó y se quitó la camiseta mientras yo observaba atónito. Sus pechos eran firmes coronados por unos pezones erectos de un colo casi negro Se sentó encima de mí y comenzó a besarme, mientras yo le tocaba esas tetas con las que tanto había soñado. Sin pensarlo me puse a lamerlas y besarlas mientras ella soltaba pequeños gemidos y me decía: Que ganas tenía de hacer esto-
Se levantó y me dijo que me quitara los pantalones que me iba a hacer un buen trabajito. Yo muy obediente lo hice y ella se agachó y con su mano derecha me la agarró mientras se metia la punta en la boca, empezó a masturbarme con su mano y a la vez su lengua hacía maravillas. Yo estaba en la gloria y ella lo sabía así que siguió hasta que la avise de que me corría. Ella paró y se quitó sus pantalones y sus bragas, me dijo que era mi turno, así que fuimos al sofá donde ella se tumbó con las piernas abiertas y yo me puse a la altura de su concha, depilada suave y fragante, le introduje mi lengua y la empecé a mover de arriba abajo, hasta atrapar su clítoris y sorberlo y lamerlo mientras escuchaba sus gemidos de placer.
Con mi lengua y mis dedos conseguí que se corriera, y al acabar se levantó de un salto para alcanzar su bolso del cual sacó un preservativo que me puso rápidamente. Tras esto me hizo recostar y se tumbó sobre mí y se metió mi pija poco a poco hasta que entró toda mientras se movía en círculos, subiendo y bajando mis embestidas eran rápidas y contundentes y tras un rato se arrodilló en el sofá y yo me puse detrás y seguí metiéndosela hasta que note que ella se corría mientras gemía y llorisqueaba de placer, lo provocó que yo no me pudiera contener mas y acabara en sus hermosas nalgas.
Esa fue mi última clase, aprobé las materias, y no volví a verla más.
Agustín Alberto Secreto
Derechos reservados

Texto agregado el 18-01-2018, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]