La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / martilu / Tongoy

 Imprimir  Recomendar
  [C:586675]

Tongoy es una playa al norte de Chile, es una península a cuyos lados pasea el océano pacifico. Alquilamos con mi amiga Perla por Internet una cabaña cerca de la playa. Las conversaciones con el chileno en cuestión, fluían como cataratas.
-Miren que el lugar es muy rustico, y agreste.
-Okey Estamos vacacionando y no nos importan las instalaciones, sino el paisaje.
-Me alegro por Uds., lo van a disfrutar.
Edmundo, al cual le hice unas cuantas transacciones vía Western Unión, que el cobraba en pesos chilenos, me agradecía cada vez, que le hubiese pagado por adelantado, porque fue en pequeñas cuotas, porque así estaba dentro de mi presupuesto. Mi amiga decía, así no nos tenemos que preocupar por la estadía, sino solo por comer y disfrutar del sol. A mí la playa no me gusta, soy blanca teta. Y me ruborizo, como un tomate, con el primer halo de sol, que llegue a mi piel. En cambio Perla adoraba el mar, las zambullidas Mientras yo permanecí vestida, con gorro anteojos de sol, calzas y sombrilla, leyendo ella estaba en el mar, bañándose en agua salda a 19 grados.
El lugar no era tan solitario, porque llegábamos a las 9 de la mañana y ya había tres sombrillas al costado mío, no es que no me guste la gente, todo lo contrario, soy muy sociable, pero a veces la arena que los niños pateaban llegaba a tus ojos con bastante rapidez
En fin, fueron días de sol espectaculares, sin humedad como en la Argentina. La cabaña de Don Edmundo resulto ser un fiasco, por lo que le envié sendos mensajitos de texto, una cosa es agreste y salvaje y otra muy distinta, desidia y, abandono. Los colchones usados, sucios, malolientes, No había mesitas de luz, No había perchas, no había armarios, solo dos cortinas mugrientas.
Eso sí sobre una colina donde se veía un hermoso atardecer con un árbol que nos tapaba todo el espectáculo crepuscular. Las hormigas se paseaban a su antojo por el piso, la cocina a garrafa no funcionaba, por lo que tuvimos que ir a comer todos los días afuera, los frutos deliciosos, del mar, le había preguntado al pescadero , si estaban cocinados o sofritos, me dijo por supuesto, sofritos , con limón. Le entramos al pescado crudo, no les quiero contar con lujo de detalles lo sucedido, pero si que tuve que estar al lado de inodoro todo el día, A Perlita la envié a cualquier dispensario a comprar un anti diarreico, pero en Tongoy no había ni dispensario, ni farmacéutico ni nada que se le pareciera.
Estuve comiendo arroz y tomando el agua del arroz, dos días enteros, hasta que salí a la luz, y comencé a comer pescado crudo de nuevo. A esta altura mi estomago ya se había acostumbrado
Le dejamos la cabaña a Don Edmundo dos días antes, de lo previsto, y nos instalamos después de 5 horas de viaje desde el norte en Santiago de Chile
¡Qué ciudad tan multitudinaria, más que la capital de Buenos Aires en horas pico!.
Y nos alojamos en un hotel, económico, tan económico que al entrar a la habitación, nos paramos sobre las camas, nos miramos y dijimos a dúo?
-¿El baño donde estará?
Pues afuera.
Nos quedamos dos días en Santiago de Chile, la valija no la pude ni abrir, porque no había lugar donde colocarla, y me tuve que vestir, con ropa de Perlita, para ir al baño, porque en el mismo piso había dos habitaciones más, no era cuestión de salir sin ropas al pasillo. Hacía mucho calor.
Me olvidaba de contarles, que Don Edmundo no poseía ropa de cama, entonces nos presto dos juegos de sabanas y una funda, que Perlita quería robárselas literalmente, cosa que le desaconseje, por que las sabanas eran espantosas.
Se las dejamos en el hotel, sin baño, en una bolsita con su nombre en la conserjería, fue entonces que Edmundo nos envió un mensajito de texto, diciendo:
-Espero que hayan disfrutado y llegado bien a su país de origen.
Así es. Yo había arribado al aeropuerto internacional de Ezeiza y Perlita al de Bariloche, ya que ella reside en El Bolsón y les y prometo nunca más alquilar nada mas por internet, les aseguro.


Texto agregado el 22-04-2018, y leído por 0 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2018-04-22 13:51:44 Uy!!! yo justo estoy por partir al norte de Chile, por suerte Tongoy no esta en mis planes vacacionales, aunque me ha intrigado tu relato seroma2
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]