La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / martilu / Lo Coca

 Imprimir  Recomendar
  [C:586712]

Sentado estaba yo en el colectivo 106 de Liniers, un día agobiante de calor, 33 grados a la sombra, cuando vislumbro en el asiento del compañero una cartera de hombre abultada.
Siendo mi intención devolverla al dueño estiro la mano, cuando una gorda con toda su humanidad deposita precisamente esa, su humanidad sobre el asiento y mi preciado tesoro.
Espero pacientemente a que se baje la gorda.
Para esto ya me había pasado de mi destino, que era Boyacá y Jonte, para lo cual estaba la mar de impaciente.
Ya se acercaba al final del recorrido, cuando veo que hace una reverencia la gorda y me pregunta, cuanto falta para la calle Zamudio, a lo cual le indico que ya nos pasamos.
Se baja apresuradamente ella pensando en su caminata y yo en mi virtual tesoro.
Pongo la mano rápidamente sobre la cartera, que a esta altura debajo de un peso tan determinante, no tenía nada de abultado y me la pongo subrepticiamente en mi saco, en el bolsillo derecho.
Me bajo del colectivo y camino mientras pienso que voy a a hacer y llevar a cabo con la cartera.
Pero el día caluroso se me instala y al llegar a mi casa con 33 grados olvido el incidente.
Al día siguiente abro la cartera y al ver la foto de ese documento se me ocurre algo gracioso.
Ese rostro poco atractivo, con esa sensación de desencanto y neutralidad que dan las fotos de carnet,
Penetraba mi intimidad y devolvía con ojos oscuros y facciones gastadas cierta complicidad.
Jugueteaba mi memoria con el pasado de ese individuo, si sería obrero, empleado bancario o desocupado, magnate o si tendría un yate y paseaba en colectivo por hobbie
También con la carta de amor que encontré se me ocurrió algo peculiar. No sabía si leerla, o sea atravesar lo privado y burlarme del destinatario.
Despreocuparme de mis propios pensamientos y absorber lo ajeno,
Introducirme en un mundo nuevo, de seres desconocidos y mediocres, o egocéntricos y altruistas.
Mire la firma de la carta, la firmaba una tal Coca que era lo que me provocaba mayor ansiedad y por fin me aboque a la total lectura del manuscrito de letra femenina. Me estremecí con algunos párrafos, ecos y construcciones gramaticales pero no les día importancia.

El tiempo pasó. Inexorable.
Sobre nuestras vidas cotidianas. Y mi esposa adquirió algunos elementos para el hogar muy confortables, freezer, aparato reproductor de Dvd: le habían aumentado el sueldo- me dijo. Me pareció exorbitante, pero me deje llevar por las comodidades, hasta que en cierta ocasión al ganar mi esposa un depto. En un sorteo en el trabajo, tuvimos que festejarlo en ágape con su jefe. Esa cara me parecía familiar, pero no recordaba donde la había visto.

Firmamos todos el pergamino recordatorio, anexada a la flamante escritura del depto., sito en Avda. Libertador, brindamos con champagne Bum y al pie del papel pude leer entre líneas unas palabritas que decían, - Gracias, tu Coca!
Si, esa era mi esposa la Coca, la que agradecía a su jefe, que era aquel que había perdido su cartera en una tarde calurosa en que se le había roto el auto, y tuvo que tomar el colectivo 106.

Texto agregado el 24-04-2018, y leído por 0 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2018-05-02 18:35:23 Muy bien. Intrigante y veraz como la vida misma. -ZEPOL
2018-04-28 19:00:36 La vida es sumatoria de casualidades--azar,--muy interesante texto-- claudio_antonio
2018-04-25 11:57:55 Que buen es crito,impecable. A veces llegan a nuestrss manos cosas inesperadas que nos dejan sorprendidos. Impresionante***** Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]