La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / justinax / De regreso...

 Imprimir  Recomendar
  [C:587256]

Mateo 7:13
13Entrad por la puerta estrecha, porque
ancha es la puerta y amplia es la senda
que lleva a la perdición, y muchos son
los que entran por ella.
14Porque estrecha es la puerta
y angosta la senda que lleva a la vida,
y pocos son los que la hallan.


Y descendí al mismísimo infierno junto a Cancerbero.
Bajé a sus míseras profundidades. Conocí la escoria de la vida, de la humanidad, donde supuraban su veneno y su maldad cometida
en forma de castigos acordes a sus pecados.

Vi cómo a un hombre le arrancaban los ojos una y otra vez
por codiciar la mujer de su hermano. Me encontré con una mujer a la cual le quemaban las manos por haber pasado su vida robando.
Me tropecé con una llaga andante de persona a la cual quemaban a fuego vivo y la entraban en agua fría para recuperarla y volvían a quemarla porque había abandonado a sus hijos.
Casi muero de asombro cuando vi que le sacaban la lengua a sangre fría a una poetisa por haber profanado el nombre del Señor. Se la sacaban y se la hacían tragar.
Por donde quiera que miraba era penuria y gritos de dolor, de agonía inimaginables. Traté de taparme los oídos, no dio resultado, Traté de cerrar los ojos y aun así con ellos cerrados continuaba mirando.
No entendía por qué merecía tal paseo. Todo era caos, el mismo inferno.
Seguí mi paso, con manos temblorosas, con mi palpitar acelerado solo para encontrarme un hombre al que le cortaban la polla por haber violado niñas en vida.
(ya les digo todos los castigos se repetían una y otra vez sin fin)
Así por igual había una mujer siendo violada por miles de demonios por haber deseado a su hijo. Todos en fila tomaban turno sobre ella y la golpeaban uno tras otro. La mujer gritaba espantada “Ya no máaasssss”.
Mi horror llegó al máximo cuando conocí al mismo Lucifer, Rey de las Tinieblas, Satanás, Amo del Inframundo. No es lo que esperaba después de ver tanto horror y violencia. Era la máxima expresión de la belleza. Alto, con un cuerpo ni delgado ni musculoso, de ojos verdes como la esmeralda. Podría pasar por cualquier humano, pero sus alas le delataban. Negras azabaches. Y su mirada irradiaba un terror que le ganaba a cualquier demonio o cualquier cosa que haya visto allí.
Quise correr, huir, pero no pude. Algo o él me mantenía en mi sitio. Observándome. Midiéndome. Calculando. Hasta lo que fue una eternidad, me dijo o escuché su melosa y melodiosa voz en mi cerebro (no en voz alta) “ya te puedes ir, pero recuerda todos estos castigos son merecidos”. Era una “voz” como la miel. Atrayente, etérea, sexual, lirica, musical. No puedo buscar todos los adjetivos para describirla pues una vez que me dejó libre y pude correr, me quedé sembrada en mi sitio al escucharlo. Pero luego de un minuto reaccioné y comencé a correr.
Y así fue mi paseo por el infierno (no grato),
más cuando pensé que ya ha había salido…
Regresé.

Texto agregado el 16-05-2018, y leído por 0 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2018-05-18 11:06:46 Me ha recordado a La Divina Comedia. Buen texto, sí señora!+++++ crazymouse
2018-05-16 19:28:26 Jaa...veo que te gustan los chicos malos y guapos. ***** grilo
2018-05-16 13:20:12 Tremendo viaje. Esta vez, si, me vas a perdonar pero no te acompaño. Me hostiga el calor. Me basta con tu extraordinaria y aterradora descripción. -ZEPOL
2018-05-16 13:03:06 Magnífico. Lleno de descripciones de aterradoras imágenes. Excelente el final. 5* BarImperio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]