La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / miguelmarchan / Hay razones más extrañas para ir a un parque de diversiones CAPITULO 1

 Imprimir  Recomendar
  [C:587400]

- Rojo, rojito camarón.- dije fingiendo calma. El teatro terminó rápido, no podía estar calmada porque ardía muchísimo.

La piel enrojecida se extendió, sobrepasando la soga que me oprimía el cuello. Estaba usando la aplicación del espejo de mi celular. La pantalla se volvió negra para volverse a encender. Apareció un anuncio que cubría la mitad de la pantalla: “batería baja. Por favor recargue su teléfono”. Se apagó y encendió un par de veces hasta que la pantalla quedó negra.

- Carajo. – arrojé el celular a la cama.- No te preocupes Julia. Pronto acabará todo.- me consolé a mí misma.

Mis pies se tambalearon en la banca.

¿De verdad quiero hacer esto?

De inmediato respondí esta pregunta estúpida.

Claro que sí.

No hay otra salida.

- Adiós Julia, fue un gusto conocerme.

- ¡Juliaaaaaaaaaa…! Ya estoy en casa.- esa forma de gritar tiene nombre y apellido: Sofía Navarro, mi hermana menor. – ¿Me puedes ayudar con la tarea de historia? Se lo mucho que te gusta la historia así que…

- En un momento.

En un momento seré historia.

- Suenas raro, ¿Te encuentras bien?

La preocupación de mi hermana hacia mi hacen que mis ojos vomiten lágrimas. La presión de la soga, sumado con varias flemas acumuladas, hizo que mi voz sonara rara. Cuando no tengo una soga en la garganta suelo tener una voz muy bonita.

Sin ningún aviso Sofía abrió la puerta de mi cuarto.

- ¡Espera!.- grité. Pude escuchar mi voz, sonaba como un enanito fumador de 60 años.

Una razón más para morir.

Sofía entró y vio a su hermana mayor parada en una silla con una soga en su cuello, con sus pies moviéndose nerviosamente. A punto de saltar.

Los labios de Sofía quedaron abiertos un par de centímetros. Quería decir algo pero las palabras estaban en las profundidades de su mente y le costaba mucho pescarlas.

Aun así atrapó un par.

- ¿Qué estás haciendo Julia? – me preguntó inocentemente. A sus catorce años debe saber lo que es un intento de suicidio, ¿No es lo primero que te enseñan en la escuela?

- Tu. Que. Crees.- le respondí disgustada. Quería que
me dejara sola con mis problemas.

- ¿vas a suicidarte?

- Es solo una etapa entre la adolescencia y la adultez. A ti también te pasará muy pronto. Vete ya, que quiero arreglar mis problemas de pre-adulta.

Nos quedamos en silencio.

- ¿Por qué? ¿Por qué quieres hacerlo?

Le conté todo, bueno casi todo. Que la tristeza atacó mi alma y que las ganas de vivir se fueron esfumando poco a poco hasta que solo quedó un caparazón vacío.
No le conté que todo comenzó el 28 de septiembre del 2016. El día que nos notificaron la muerte de papá.

Hice una mueca de resignación. Como una maestra que le enseña la misma ecuación por quinta vez a su alumno menos brillante.

- Mira, todas las respuestas están en el primer cajón de mi cómoda.

Sofía abrió el cajón. Sacó una hoja de papel y la leyó.

- Compra leche, huevos y jamón para la cena. Te quiere mamá. – Me miró fijamente a los ojos y añadió.- Hunter Thompson se suicidó porque le dolía una muela.

- Eso no, me refiero al libro anillado de color rojo. Yo misma lo escribí.- lo dije creyéndome la mejor escritora de todos los tiempos.

Sofía se puso a leerlo.

- No hagas nada hasta que haya terminado.

- No te preocupes. Aquí te espero.

Sofía me prestó su celular para distraerme. Estuve viendo videos en YouTube hasta que perdí el interés. Sofía tenía muchos juegos pero terminé eligiendo el que más me gustaba: Candy Crush.

Me sorprender lo rápido que Sofía lee. Ha pasado una hora y ya leyó 50 paginas. Yo me habría tardado unas tres horas. No tengo la suficiente concentración para leer por más de diez minutos seguidos. Gracias a mi celular esos lapsos de 10 minutos son cada vez más escasos.

En mi testamento, que estaba en mi bolsillo, había escrito que quiero que me entierre con mi celular. No tengo muchos bienes mis joyas se las daré a mi amiga Jenny. Lo más probable es que las funda para crear una joya más grande. Mi USB con música y películas descargadas se lo daré a Cesar, un amigo del instituto, que es un cinéfilo nato. Y mis libros serán propiedad de Sofía, ya que a ella le gusta leer. Los tomaría por compromiso sentimental. Dudo mucho que a ella le guste la saga “Divergente”.

- Terminé. – me dijo.

Su voz había perdido el ánimo con el que había llegado. Tampoco esperaba que se pusiera a aplaudir y me diera una calificación de cinco estrellas. Solo quería que me dejara sola y no se metiera en mis asuntos.

- ¿Ahora sabes por qué? – le pregunté con mucha melancolía en mi voz.

No dijo nada y salió de mi cuarto.

Por fin.

¿Dónde estaba?

Sofía regresó, maldita sea, con una frazada en sus manos. Una de Frozen, su película favorita.

- ¿Qué vas a hacer?

Me respondió con acciones. Hizo un nudo, estaba tan bien hecho que me dio envidia, y puso su cuello en él. Se paró en otra silla, una con espaldar y rueditas.
Sofía estaba a mi lado.

Iba a ahorcarse.

- ¿Qué demonios estás haciendo?

- No hay ninguna razón para vivir en un mundo tan oscuro.

- Eres la última persona que debería decir eso. Eres inteligente, divertida, buena deportista. Yo, en cambio, soy tonta, débil, mis calificaciones nunca pasaron de once, mis amigos no me quieren hablar.- De todas maneras sonreí para mis adentros cuando dije lo siguiente.- al menos no soy gorda. Tu vida no es un desastre así que te ordeno que te bajes de esa silla y vivas tu vida, ¡Maldición!

Sé que soy terrible dando discursos motivacionales pero no esperaba que Sofía encontrara las pelusas, debajo de mi cama, más interesantes que lo que le acabo de decir, ¿Qué pasó con la chica alegre y risueña que me habló hace poco más de una hora? Sofía parecía haber regresado del funeral de sus padres.

¿Mi libro hizo esto?

Ni siquiera sé lo que escribí. Estaba tan embriagada con mi propia pena que no sabía que palabras vomitaba mi cabeza en el papel. Ni siquiera debe estar bien escrito. Debe tener más errores ortográficos que las mierdas que los pandilleros pintan en mi casa.

“Katia buelbe conmigo”

- Adiós Julia.- Fueron las últimas palabras de Sofía antes de mover la silla con su pie.

- ¡No!- grité al ver a mi hermana suspendida en el aire.

Saqué un cúter y corté la frazada lo más rápido que mis manos entumecidas me lo permitían.

Sofía cayó de espaldas al suelo. Estaba tosiendo y se había golpeado la espalda. Pero estaba viva.

Corté la cuerda que me sostenía, con todo el trabajo que me había costado hacer el nudo. Sofía seguía echada en el suelo, se estaba retorciendo. Me recordaba a la rubia que mata Harrison Ford en Blade Runner. Salté de la silla para ayudarla a ponerse de pie. Estando parada Sofía me alejó de un empujón. Por poco soy yo la que se cae de espaldas.

- ¿Por qué hiciste eso?- sus ojos estaban más rojos que los míos. Me sequé las lágrimas antes de responder.

- ¡No voy a permitir que te mates! Es mi idea y no tolero a las copionas.

- ¿Qué vas a hacer? ¿Demandarme por derechos de autor?

No dije nada. No sabía que decir. Mi cerebro trabajó más que de costumbre y me dio la solución en pocas palabras.

- Voy a probarte que el mundo no es tan oscuro y que la vida vale la pena.

La respuesta de Sofía fue una carcajada. Para mí fue como recibir una flecha en los intestinos. Intenté consolarme diciéndome que, al menos, ya no estaba deprimida.
Aun así unas gotitas salieron de mis ojos.

- ¿Tú?- preguntó- ¿Tú me vas a demostrar lo bello que es vivir? ¿Tú que…?

- Si. Yo.- la interrumpí- Yo te demostraré que tienes una vida por delante y la vas a vivir hasta que cumplas los 80 años.

- ¿Y si llego a vivir más?

- Vivirás hasta que te de un infarto, un derrame cerebral o una pandemia desconocida del futuro acabe con la humanidad. Será la naturaleza la que te mate. No esas manos con uñas pintadas de rosa.

Le demostraré que la vida vale la pena y luego me suicidaré.

Antes de que pudiera decirme nada la agarré de la muñeca y la llevé a la puerta. Si ella iniciara un debate estoy segura que me ganaría.

La mocosa es un genio.

- Te llevaré al lugar más divertido que conozco.

Texto agregado el 22-05-2018, y leído por 0 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2018-05-23 15:17:10 me dejas con una sensación de angustia tan grande sheisan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]