La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / atolonypico / La democracia del absurdo.

 Imprimir  Recomendar
  [C:588002]

Hay que ser bastante ingenuo para no darse cuenta de que la razón cuenta- valga la redundancia- poco.
Y esto viene al cuento- va de redundancias el escrito- de una historia de que les quiero hacer partícipes, so pena de estallar.
Estaba bastante claro que aquel gasto, amén de superfluo, era de una utilidad más que dudosa. Pero se empeñó en pleno la comunidad. Resulta que ahora íbamos a tener un portero con entorchados como si aquello fuera la portería de un hotel- trasnochado, por otra parte. Según la ley reguladora no tenía nada que hacer. Hasta el afectado me daba la razón. Pero ahí lo teníamos, con sus charreteras y entorchados, pareciendo proclamar cada día, cuando uno salía y cuando entraba, que la recta razón y los tiempos no eran motivo suficiente para hacer mella entre aquella mayoría hortera que disfrutaba viendo la cara que ponía cuando me encontraba con aquel pobre hombre disfrazado de mariscal. La cosa venía de lejos. Al parecer les hizo poca gracia tenerme de vecindad. Y no es que fuera uno el coco, salvo que me había leído la ley de propiedad horizontal. Qué mal hay en las lecturas- exclamo. En las juntas de vecinos, con la ley en la mano, no me arredraba lo más mínimo en exponer alguna irregularidad. La ojeriza hacia mi persona vino después. Uno era inocente, y hasta que no dieron con mi entretela no pararon. Sabían que era trabajador sindical; y hasta que no le pusieron un disfraz de payaso al pobre hombre no quedaron conformes. Con el tiempo nos lo tomamos a broma; que fue justamente cuando la asamblea vecinal en pleno decidió volver en asuntos vestimentales a la tradición. Aquella democracia lo era del absurdo- proclamé en una reunión postrera-; pero sirvió de bien poco, pues al parecer lo único importante era importunar a un servidor. Y así llevamos unos cuantos años. Suerte que cuento con el apoyo del portero, y su simpatía. Tampoco lo manifestamos ostensiblemente; no quiero hacer del Ausencio- que así se llama el vigilante- portero- otro parado más.

Texto agregado el 20-06-2018, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]