La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / unabrazo / ¿Quién odia más?

 Imprimir  Recomendar
  [C:589785]

“Prefiero morir de pasión
que de aburrimiento.”
Vincent Van Gogh




¿Quién odia más?

Eran ellos una pareja de recién casados ya aburrida y descontentos con su rutina matrimonial. Para guardar lo más posible el anonimato los llamaremos Sabrina y Marcos. Marcos era Arquitecto asalariado en un banco, de raíces humildes y Sabrina trabajaba como Asistente Bilingüe en una empresa turística, de raíces clase media.

Si tenían una que otra discusión de vez en cuando, pero era aplastada por el peso mismo de la rutina que habían levantado alrededor de ellos y de sus amigos.

Hasta aquí todo normal. ¿Ahora pregúntense, quien puede odiar más a la hora de una separación?

Todo empezó un mal sábado cuando a Marcos se le quedó el celular en el baño acabado de despertar. Entra Sabrina y se sobresalta de escuchar el aparato sonar a las 8:00 am y en sábado. Cuando ve el identificador de llamadas ve que es una mujer. Se puso a revisar el historial de mensajes y allí se enteró que su marido, el santo, estaba teniendo un amorío y con nada más y nada menos que con una mesera. ¡Una maldita mesera!

Claro que lo confrontó y él lo negó hasta que bajo acoso confesó algo. Ella lo dejó en paz, pero no se quedó en paz ella. Llamó su exnovio y comenzó a verlo regularmente. Se liberó de la rutina.

Un cambio así no iba a pasar desapercibido por Marcos. Empezaron las discusiones. Primero fueron pequeñas maldades. Ponerle pestillo a la puerta luego desconectar el teléfono, hasta que llegó el día de las grandes verdades. Sabrina en siendo jarrones de cristal y figurines los arrojó al piso. Marcos no se quedó atrás y cuando ella amenazó con llamar a su padre el desconecto el teléfono desde la pared. Ella cogió y le prendió fuego al álbum matrimonial. El sacó su pistola y ofreció darle un tiro. Y ahí Sabrina le dijo: “Dámelo, por lo menos moriré bien cogida por Sócrates!” Marcos bajó la pistola, se puso lívido y se marchó.

Si Marcos hubiese volteado en ese momento hubiese visto la sonrisa triunfal y de satisfacción que cruzaba su semblante en ese momento. Mientras decía para si misma: “y no solo Sócrates también tu jefe, miserable”.


Texto agregado el 13-09-2018, y leído por 0 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2018-09-17 14:40:57 Al leerte,pienso que es una lástima que suceda algo así,creo,la mujer no debe por venganza buscar placer en otros brazos. Yo solo lo dejaría y es muy posible que el amor volviera a mi vida,en forma natural y hermosa***** Me gustó. Te abrazo Victoria 6236013
2018-09-14 13:56:05 Ainsss...las mujeres. Pero qué malitas son ***** grilo
2018-09-14 13:29:59 Je je je tanto odio me causo gracia! Mas parece lo cotidiano en esta sociedad decadente y sin moral! sigfrido
2018-09-14 06:05:15 Con razón el aburrimiento comenzó temprano. Habían historias previas. Buen cuento. Te felicito. peco
2018-09-13 22:59:31 Odio hubo, y del bueno. Saludos! -Vincho-
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]