La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gmmagdalena / Prototipo con fallas

 Imprimir  Recomendar
  [C:589953]


- Sé que vas a pensar que estoy loco –
La mujer que estaba frente a mí me miraba entre incrédula y asustada.

- No es la primera vez que me sucede, aunque debo reconocer que lo de hoy superó lo anterior con creces. La primera vez pensé que era producto del agotamiento por tantas horas de trabajo; la segunda lo atribuí a que estaba viviendo una especie de “déjà vu”; la tercera me preocupé y ahora me doy cuenta que es una realidad que me rodea y que me aterroriza.

No le di tiempo a contestar, seguí con mi perorata.

- Hace unos instantes cuando estaba parado en la esquina ocurrió de nuevo. Temo que se den cuenta que algo salió mal en mí y que he descubierto su juego. Van a destruirme.

- Mirá - continué - esperaba el colectivo para ir al trabajo y de pronto noté que algo pasaba, lo que me rodeaba empezó a desteñirse como cuando ves una vieja película y las imágenes quedan estáticas y comienzan a disolverse. Pero aquí fue peor. La calle, la gente, los edificios, el policía de la cuadra, un perro vagabundo que mordisqueaba distraído un hueso, todo se evaporó ¿me entendés? Todo desapareció delante de mis ojos y me sentí suspendido en el vacío; hasta la vereda bajo mis pies había desaparecido.

Me pellizqué varias veces para ver si estaba despierto y sí, lo estaba; despierto y parado en "la nada".

Le vi una mueca de asombro y esa mirada que sabía iba a aparecer. La mirada del que descubre que alguien se volvió loco. A pesar de ello no podía parar de hablar.

- No sé cuanto tiempo estuve así. Entonces las vi. Esta vez las vi.

Por primera vez una chispa de interés en sus ojos. Muy modosita como era ella, me preguntó qué había visto.

- Vi unas enormes cucarachas que extendían un telón que parecía de agua. Algo que tenía vida propia y que iba tomando posesión del vacío.

Otra vez, la incredulidad en su cara.

- Cuando terminaron de extenderlo la ciudad reapareció ante mis ojos y todo ocupó su justo lugar, la gente, el perro, las plantas, el piso bajo mis pies, todo, como si nada hubiera pasado. Te aseguro que las vi. También vi como algunas de ellas adoptaban forma humana y se mezclaban con la gente. Nadie se daba cuenta de lo que ocurría. Sólo yo.

Noté que se ponía nerviosa, algo de inquietud se reflejó en su rostro aunque pretendía mantenerse impávida. Como si le costara lo que iba a decir, apenas abrió la boca para preguntar.

- ¿Y qué pensás?

- Pienso que no somos reales, que somos parte de un escenario inventado para divertirlas, una suerte de títeres manejados a su antojo. Lo peor es que interactúan con su propia creación. Eso seguramente hace más entretenido su juego. Pero algo está ocurriendo con su universo de utilería y algo ocurrió conmigo, soy como un prototipo fallado. Algo en mí no está bien. No se cuanto demorarán en darse cuenta.

- ¿Un prototipo fallado?

- Sí, porque yo ahora puedo verlas, sé dónde están y conozco sus disfraces y sus movimientos. Lo que más odio es pensar que nada de lo que viví fue real, dudo de mi pasado, de mis recuerdos, hasta dudo haber nacido de mi madre. No sé ya nada, la realidad no existe.

Otra vez la mirada. Ya no había retroceso, le había dicho todo.

- ¿Sabés que eso es la locura más grande que he escuchado desde que te conozco?. Te amo, nos hemos amado toda la vida, desde niños, tenemos una familia. Hasta hace unos pocos días éramos felices.

- Lo sé. Pero vos también sabés que lo que te digo es verdad.

- ¿Yo? Yo no sé nada. Me asustás, lo único que sé es que te quiero y que me duele verte así. Quiero ayudarte. Veamos un médico. No podés seguir con esta locura.

Vi su mirada asustada que rotaba desde mi rostro hasta el teléfono, calculando distancia. Presentí su intención de tomarlo, seguramente para llamar pidiendo ayuda. No se lo podía permitir.

- Sí, sabés – insistí, un segundo antes de aplastar su enorme cabeza de cucaracha.

María Magdalena Gabetta

Texto agregado el 20-09-2018, y leído por 0 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2018-09-21 16:12:12 Odio las cucarachas. No te imaginas lo fuerte que fue seguir leyendo porque lo que escribes lo describes excelentemente. Creo que hay varios momentos en la vida de una persona que se siente como tu protagonista. Abrazos, Roxanna unabrazo
2018-09-21 15:01:01 De excelencia, mi compañera querida!!! MujerDiosa
2018-09-21 13:02:59 Me impactó, Magdalena. Muy buena reflexión, demasiado profunda. Un fuerte abrazo. SOFIAMA
2018-09-20 22:12:25 Parece que se acercan grandes acontecimientos en el planeta tierra, tu cuento ha comenzado a revelar algo que pensábamos lo teníamos bien resguardado ¿Y sabes por qué?, porque creo que yo soy uno de esos prototipos... vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]