La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gmmagdalena / Varios Cuentos Cortos

 Imprimir  Recomendar
  [C:590453]


De peces piratas y de colores

El pez pirata me mira con un solo ojo, mientras gira veloz, picando papeles aquí y allá, con la soltura de un bailarín entre los
peces de mayor alcurnia que se sientan en estrados lujosos, para que un público de súbditos lamebotas festeje su propia chifladura.

Nada es normal en esa anormal pecera que es la Cámara de Diputados de mi país, mientras un delfín con una caña de pescar
intenta rescatar del cónclave de tiburones, alguna ley que proteja a los peces de colores.

………………………………………………………………………………………..

Los Sueños de Pedro

Miró el cielo plomizo, pletórico de nubes cargadas de agua y
observó los pliegues secos y doloridos de la tierra dónde
los árboles habían sido erradicados totalmente y, aunque su
esperanza que los árboles volvieran era una utopía, como
esos pensamientos de amor platónico que lo envolvían al ver
pasar a la hija del rico estanciero; no quería negarse a la
ilusión de que una lluvia benéfica lo ayudara en la
misión que se había encomendado el día que se decidió a plantar los retoños.

Pedro percibió la calma y la placidez que precede a la tormenta
mientras las aves y los animales huían en busca de refugio,
entonces supo que la naturaleza enojada se abatiría con todo su
furor.

Rogó al menos que se salvaran los hijuelos recién
plantados, mientras su cuerpo se estremecía acuciado por el temor
que las almas sencillas sienten ante lo inevitable.

………………………………………………………………………………………..

El Pescador

El viento empujaba suavemente la lancha, había apagado el motor para no alterar al cardumen de sardinas. La noche era clara y la luna brillaba en forma especial. Hubiese deseado estar en su casa, junto a su mujer, abrazado a ella.

Como en cada oportunidad que se encontraba en esa situación, su
mente comenzó a divagar, dejaba de ser el duro hombre de mar para volver a ser el joven soñador que una vez fuera. Sonrió
pensando que le hubiese gustado ser escritor, lástima que ni
siquiera pudo terminar la escuela primaria y apenas sabía leer y
escribir.

Ahora, según la gente de su pueblo, de su humilde pueblo de
pescadores, era un gran pescador que sabía el momento justo en que debía tirar sus redes al agua para volver con los cestos llenos de su cosecha marina. Pero él se consideraba un depredador de la
naturaleza, un animal más que salía a cazar para alimentar a
los suyos.

En los momentos preliminares a la pesca, prefería no pensar en que quitaría la vida a pequeños e indefensos peces,
prefería compararse con un jinete que se apresta a domar un potro salvaje o un astrólogo a la caza de un nuevo cometa en el cielo. Pero la realidad era que sólo era un pescador de sardinas con una familia numerosa que mantener.

Maldijo por lo bajo y con un fuerte envión de sus brazos tiró las redes al agua.

……………………………………………………………………………………..

Descuido

Después de la batalla, el vástago del conde sintió
deseos de hacer el amor para relajarse un poco y buscó a una de las prisioneras, la que le pareció más bonita.

Sin ninguna delicadeza, la empujó hasta el granero del castillo y
allí comenzó a besarla y acariciarla indecentemente hasta que
la pasión los embargó a ambos.

Acuciado por el deseo, dejó el sable y el yelmo a un costado y
comenzó a sacarse los pantalones, mientras la joven campesina se
desprendía con ligereza el corpiño y se despojaba de la
amplia falda, dejando sus encantos a la vista; en un segundo estaba recostada sobre el heno incitándolo, mientras apretaba bajo su cuerpo el puñal con el que pensaba degollar al cerdo.

………………………………………………………………………………………

La lluvia

Me sentí como Triptolemo con unas bolsas de granos de trigo que
traje de la ciudad para darle vida a esta tierra árida que
heredé tras las sierras, un pequeño lugar por el cual
corría antaño un arroyo que bajaba del cerro y que ahora se hallaba extinto. Era el paso obligado de los indígenas que bajaban hasta la casa buscando mi ayuda.

Repartí entre ellos unos pocos granos y, gracias a mis estudios de ingeniero agrónomo, les enseñé como hacer la siembra. También les pedí que rogaran a sus dioses para que el agua volviera, de no ser así, todo sería en vano y, aunque mis amigos de la ciudad se hubieran burlado al verme bailar y cantar con mis nuevos vecinos alrededor de sus fogatas, no me importó; todo es válido cuando el hambre atenaza las panzas.

El día que el cielo comenzó a cubrirse de nubes desde el cenit y la lluvia descendió como una bendición comenzando a correr cantarina entre las piedras del arroyo; elevé mi canto de agradecimiento por la nueva vida que surgiría de la
tierra.

………………………………………………………………………………………………..

A los pobres no les faltan pulgas pa’ rascarse


Una de las mujeres que llevaban la pancarta tenía un avanzado
estado de preñez, lo que le impedía caminar con soltura; no
obstante, desde que salió de la pocilga en la cual vivía,
había insistido con participar en forma activa de la marcha por
una salida laboral. Querían trabajo, querían una vida digna.

Daba pena ver a ese grupo de humildes mujeres vestidas con pingajos pero dignas en su pedido. Las seguían unos cuantos perros y seguramente alguna pulga, de ésas que no faltan en las villas miseria.

……………………………………………………………………………………..


María Magdalena Gabetta

Texto agregado el 08-10-2018, y leído por 0 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2018-10-09 21:19:23 Todos excelentes, con su dosis de crítica 10* grilo
2018-10-09 16:19:39 Todos muy interesantes! Me encantó: Descuido. MujerDiosa
2018-10-09 11:58:09 yodos son muy buenos yosoyasi
2018-10-09 11:34:30 Cuentos interesantes, dinámicos *****. sensaciones
2018-10-09 04:41:12 Todas tus minificciones me han gustado mucho, Magda; pero en especial las dos últimas, hay mucho de magia y empatía por las carencias del ser humano. Excelente. maparo55
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]