La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - mariomatera - 'El héroe de Curupaytí'


El héroe de Curupaytí

Argentina, Brasil y Uruguay libraban contra Paraguay la contienda más sangrienta del siglo XIX en Sudamérica: La Guerra de la Triple Alianza. El ataque de los ejércitos aliados a las fortificaciones paraguayas de Curupaytí tuvo lugar el 22 de septiembre de 1866. La avanzada naval, a cargo de Tamandaré, precedió al terrestre.
El día anterior, Tamandaré dijo que destruirí todo esso en duas horas. El lugar del encuentro armado distaba ocho kilómetros de la localidad de Humaitá. El bombardeo se inició en la mañana a las ocho horas cuando los ciento un cañones de la flota imperial atacaron las posiciones de la flota paraguaya.
El bombardeo de los cañones de grueso calibre no hizo mella en las baterías paraguayas ni destruyó los depósitos de municiones. Era unánime la idea de los componentes de las tropas argentinas y brasileñas de que morirían miles de hombres en el ataque terrestre. Así fue. Luego de dar la escuadra brasileña la señal de que había dañado suficientemente el objetivo, dio a entender que podía dar comienzo el ataque terrestre. Los argentinos y uruguayos estaban al mando de Wenceslao Paunero y Emilio Mitre; los brasileros estaban comamndados por Manuel de Souza III, Barón de Porto Alegre.
Recién cuando los aliados estuvieron al alcance de la artillería paraguaya, el General José Eduvigis Díaz, quien había hecho proteger las posiciones paraguayas con estacas y espinas, dio orden de abrir el fuego. Los aliados habían avanzado trabajosamente por el lodazal. La artillería paraguaya, casi intacta, pudo con los que se acercaban a sus posiciones. Los aliados sufrieron cuatro mil bajas y los paraguayos que no podían ser alcanzados desde su inconquistable posición y elegían los blancos según los grados militares que ostentaban, perdieron solo noventa y dos hombres. Al promediar la tarde, Mitre ordenó la retirada del campo de batalla. El general argentino denunció a Tamandaré acusándolo de no cumplir con su misión. Esto causó la renuncia del ministro de guerra del Brasil. Fueron relevados el almirante y el General de Souza. Quedó al frente de las fuerzas brasileras el Marqués de Caxias. La mayoría de los batallones argentinos quedaron en esqueleto, algunos mandados por tenientes. Dada la magnitud del descalabro fue necesaria un largo período de reorganización en el campamento de Tuyutí que duró casi un año. Desde aquella jornada histórica, el General José Eduvigis Díaz fue conocido como el héroe de Curupaytí.


Texto de mariomatera agregado el 10-10-2018.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net