La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / Caminos Difirentes.

 Imprimir  Recomendar
  [C:70352]

Nacieron el mismo día y del mismo vientre, eran gemelos, quizás los más idénticos físicamente jamás vistos en el mundo, dos gotas de aguas, hasta a su madre le era difícil distinguir el uno del otro, hasta que fueron creciendo y ellos se fueron definiendo por su comportamiento.

Habían nacido en un hogar muy pobre, de costumbres cristianas y padres laboriosos, en un país del tercer mundo o quizás del cuarto.

A muy temprana edad comenzaron a trabajar limpiando zapatos, vendiendo frutas en las calles y ayudaban en el hogar económicamente, pero uno de ellos escogió conocer las profundidades de Dios en todo su esplendor y el otro se había preocupado más en salir de la pobreza en la cual había nacido.

Ambos llevaban una vida muy difícil, estudiaban y trabajaban al mismo tiempo, entre muchas otras dificultades, uno lo hacía con mucho afán y ambición para alcanzar riquezas y el otro solo para ayudar a su familia a sobre vivir.

Con el paso del tiempo ambos hicieron su propia familia, uno tenía una casa muy hermosa y lujosa que había logrado aplicando su amplia ambición, mientras que el otro vivía el día a día en un humilde hogar, pero a pesar de todo ambos comían y vestían según su necesidades, aunque la familia del rico tenían sus armarios lleno de ropas muy costosas que la cambiaban cada cierto tiempo y sus despensas en la casa estaba repleta de comida, la mayoría innecesaria y que paraba casi la mayor parte en el zafacón, pero en definitiva los dos sobre vivían, aunque uno gastando muchísimo más que el otro.

El rico tenía varios vehículos muy lujosos que lo llenaban de orgullo y vanagloria, aunque el otro usaba transporte público, pero ambos llegaban a su destino día tras día, con sus notables diferencias de comodidades.

Con el transcurrir de los años ambos eran muy maduros y ninguno entendía la actitud del otro, aunque se veían poco, pero se recordaban con frecuencia, quizás por razón natural de haber nacido juntos en una misma bolsa; el rico tenía lastima de su hermano que nunca había prosperado económicamente y a la vez se sentía sumamente orgulloso de sus logros materiales que había conseguido con mucho esfuerzo en la vida, mientras que el otro rogaba a Dios por el alma de su querido hermano el cual no entendía ni le interesaba entender de la vida después de la muerte, ya que la vida para él era el cúmulo de riquezas, el afán, la agonía del día a día, la vanagloria y la fama, entre otros disparates impuesto por la suciedad, digo la sociedad.

Un día la madre de los gemelos estaba muy enferma, a punto de morir y el gemelo rico le propuso al pobre que fueran a verla en el campo donde vivía y así él aprovecharía para estrenar un gran automóvil que acababa de comprar por muchísimo dinero, ambos quedaron de acuerdo y salieron el día propuesto.

Al llegar el día ambos salieron a ver su querida madre y el pobre llevaba en la mano un papel escrito para dárselo a su hermano rico, pero no llegaron muy lejos en la amplia autopista, el automóvil fue interrumpido violentamente por un enorme camión que se atravesó repentinamente en su camino, no hubo tiempo de nada, ni para pensar en los hijos, ni en la riqueza o la pobreza que dejaban, ni en arrepentimiento, todo fue rápido y definitivo.

Todo en un segundo se volvió nada, el gran automóvil que costaba muchísimo dinero quedó convertida chatarra y de los gemelos solo quedó sus almas.

Misteriosamente dentro de los destrozos del auto se encontró el papel que llevaba el hermano pobre para dárselo al rico que decía:

El dinero es un factor preponderante de nuestra vida,
Resuelve muchas situaciones,
Pero no permite comprar aquello que en oportunidades constituye nuestro más profundo deseo.
Se puede comprar por ejemplo:
La cama, pero no el sueño.
La comida, pero no el apetito.
Medicina, pero no salud.
Lujos, pero no alegría.
Adornos, pero no la belleza.
Un crucifijo, pero no un salvador.
Un libro, pero no inteligencia.
Un templo, pero no un lugar en el cielo.

Texto agregado el 26-11-2004, y leído por 331 visitantes. (24 votos)


Lectores Opinan
2008-12-05 19:33:02 ¡Magnífico, el giro literario fue magnífico! Confieso que al principio creí que escribías como los demás -todo igual y tratando de ganar estrellas-, pero en cuanto presentaste el accidente automovilístico verdaderamente me conmovió porque me pareció horroroso que dos personas nacidas el mismo día pudiesen encontrar simultáneamente su muerte; no me lo esperaba. Es una historia trágica enriquecida con alto grado de reflexión... ¡Te felicito por escribir con crudeza y no tanto por ganar estrellas! Arrecife
2008-11-28 13:55:48 Bastante bueno, obviando algunos errores ortográficos. El final está un poco flojo, pero con la materia prima que es la inspiración puedes mejorarlo muchísimo. Tienes con qué. Saludos y un gran abrazo. albaclara
2008-11-27 21:48:14 Bueno, hay muchas cosas para decir de este cuento. Para empezar te recomiendo leer libros cientificos sobre gemelos te sorprenderas como pueden parecerce despues de años de no saber nada uno del otro. Asi que te recomiendo reeditar el cuento y hablar de Mellizos. El cuento en si es bueno, un poco moralista pero entretenido, deberias incluir que asi como no sirve el dinero para varias cosas tampoco sirve la falta de este y que millones de seres humanos viven con 1 dolar por dia. saludos MCS
2008-11-27 16:39:39 A mí me atrapó.Me dió ganas de seguir leyendo hasta el final.Cieratamente el dinero no es todo PERO CÓMO AYUDA!!!"(mientras estamos en este mundo)Muy buen texto misolpeque
2008-11-27 08:58:20 Drástico, y eso me gusta, pero coincido en que le falta fuerza que enganche. Me gustó leerte. shambhala
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]