La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ofoperez / tarala

 Imprimir  Recomendar
  [C:71304]


Se abre el telón y entra la luz, ya cansada de golpear las mantas que al fin sucumben ante la incesante lucha de sus rayos, dejándola atacar las sombras con su reinado ya establecido de eternidades, tan solo perturbado por las breves aperturas con la que han de salir esparcidas hacia el fondo del infierno.
Infierno definido como el castillo interior cuya fachada es un bello edén, con la entrada de la luz se van despejando las turbias nubes negras de gases repugnantes que huyen ante el ataque luminoso, en su escape dejan entrever las paredes pegajosas y mohosas que de cierta forma rememoran rostros humanos que reflejan un sin numero de expresiones patéticas de dolor hasta llegar al piso, surcado por marcas incesantes de dolor, demarcado en desniveles, altibajos que descienden hacia un lago fétido, espeso, burbujeante y deplorable con su constante de fuego y frió, pero en extremos donde no hay línea divisora, ni curvas, ni enlace entre escenas de lluvia con sol, lluvia ácida o sol de hielo.
Y la luz....
Ahí esta va llegando, alumbrando dirigiéndose hacia un solo punto al fondo de ese infierno.
Infierno del cual emerge el amorfo demonio, asomando primero lo que aparenta ser su rostro alargado y terminado en punta, de color grisáceo dientes salidos igualmente puntudos y curvos, su nariz fraccionada en dos partes rememoran en si un accidente en alguna etapa de su vida, alguna lata, algún golpe, rastros de sangre y heces brotan de su boca el olor fétido deja estela al aparecer su cuerpo peludo, redondo sin estructura ósea rígida, es alargado y con patas fraccionadas terminadas en garras que al apoyarse van marcando surcos, a su salida del lago este ha dejado de burbujear, las sombras han huido, y tan solo hay rastro de un mundo roído por la inimaginable potencia destructora del demonio, su cola alargada sin pelo alguno de la misma longitud que el cuerpo se hace visible, emerge del lago como un gigante látigo que se bate de lado a lado.
Busca escalar las paredes por entre los rostros que dolorosos le miran, busca apoyarse en ellos trata de subirse a ellos pero ahora son ellos quienes ríen de ella, de su asquerosa y pútrida imagen que hoy antiestética busca recordar su prominente pasado distinguida entre quienes le rodeaban y ahora por azares de la vida merodea las cloacas pagando un karma del cual ahora trata de despojarse.
Y la luz.....
Ahí esta acompañándola en su escalada mirándola, juzgándola y se detiene es como si observara entre las figuras humanas cual será el próximo liberado.
Y así, llego a la superficie, totalmente erguido como si tratase tan solo de igualarse a los humanos para así integrarse en una cultura llena de mascaras hechas de hipocresías y papeles baratos, creadores de karmas tales como los que le condenaron en su primera vida, cuando su miserableza de espíritu, le llevo a tomar armas vacuas como compañeras fieles, que usaba para convivir con su inmunda realidad, soportar el patético destino que le esperaba y que al final le llevo al infierno.
Y la luz....
De la cual no se percataba le jugo una treta cruel, ilumino su rostro su ser, lo despojo de su traje y los hombros expertos en juzgar y señalar le hallaron, trato de huir pero era imposible, uno de ellos le siguió, un defensor de lo estético, de lo vano, lo fatuo y de lo superfluo.

Se dedico en alma y cuerpo a destruir a tarala, pues no era compatible con su idea hermosa del mundo, superficial, falso, ahora estaban frente a frente observándose, midiendo cada movimiento, cada instancia de su enemigo, el ataca ella responde, no hay daños aun, un golpe, un ruido viene, objetos caen la lucha es ardua y agotadora.
Pasan eternidades en la lucha, las fuerzas menguan pero tarala ya esta débil, la sangre derramada es mucha, su fuerza ha mitigado sus reflejos fallan y choca torpemente su cola contra los tarros de la basura y heces de la cloaca, su verdugo se muestra impávido, no hay sentimiento de culpa alguna, un golpe certero despedaza el cráneo de tarala, ya no hay conocimiento, cientos de seres minúsculos, babosos y con miles de extremidades brotan emitiendo chillidos de la putrefacta cabeza de tarala, ahora cae no hay sentidos sus ojos se nublan y tarde el verdugo se percata que tarala no es mas que fétido reflejo de lo que tiene dentro, se siente vació al morir su imagen y caen los dos cuerpos sin vida.
Y la luz.....
Intermitente observa como desde las coaclas las imágenes de los hombres esperan pacientemente cuando los seres humanos, acaben con su especie.

Texto agregado el 01-12-2004, y leído por 257 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2006-07-05 00:53:22 Profundo, lleno de necesidad, reflexivo y algo de ansiedad. me quedo con el último verso "...cuando los seres humanos acaben con su especie." Mis saluditos lunáticos para vos. LUNA-AFGANA
2005-03-03 20:58:41 Grande, Gustavo, muy bueno el cuento del que me había hablado. Si bien es cierto que el cuento necesita (y merece) una revisión ortográfica y gramatical, no le haga caso a estebanfaulkner, que usa las tildes al revés. MIre y verá.... elfonso-el-tosco
2005-01-06 21:05:42 Me recuerda aquel cuento del peruano q descubrio a vargas llosa, donde se va yendo hacia datras desde el fina...como memento o irreversible...es muy bueno...puedes pasarte por mi y leer ALICIA SUEÑA CONMIGO??? ARNOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]