La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Retos y Concursos / CIEN II (hasta la llegada de sin - [F:16:12458]


Yvette27,22.10.2012
Comienza un nuevpo certamen . Esta vez será más ágil. Se confía en la responsabilidad de los concurrentes que contarán las palabras de sus propios textos para que sean exactamente CIEN100CIEN
Este es el único requisito del certamen. El tema es libre. Desde hoy hasta el 6 de noviembre se reciben los textos en bYvette27 en privado. /b
Se vota desde el 7 al 12 de noviembre.
Daremos un nuevo aviso cuando comienza la votación
 
TxEkiToS,22.10.2012
¡¡¡Vamos allá!!! A darlo todo, señores y señoras
 
yvette27,31.10.2012
No ha llegado hasta ahora nada más que un texto. Les recuerdo que se reciben textos hasta el 6 de noviembre en mi libro de visitas en privado.
 
Beautysname,31.10.2012
Aprovecharé estas mini vacaciones para participar e intentar avisar (ya empecé ayer con esto último)
 
ggg,02.11.2012
Ya irán los míos.
 
yvette27,05.11.2012
Mañana y pasado últimos días para presentar los textos. Recuerden controlar las CIEN palabras
 
Yvette27,08.11.2012
Estos son los textos que concursan en este certamen CIEN II esperando a sindari)

Vida
Efecto collateral
Green ridfucking Hood o cómo matar al lobo.
Mas dura será la caida
El genio y el gusano
cien
Armagedón
Futuros relatos
La guarida del lobo
solución
professional

 
Yvette27,10.11.2012
Estos son los textos que concursan en este certamen CIEN II esperando a sindari)

Vida
Efecto collateral
Green ridfucking Hood o cómo matar al lobo.
Mas dura será la caida
El genio y el gusano
cien
Armagedón
Futuros relatos
La guarida del lobo
solución
professional



Yvette27,08.11.2012
Profesional

La recibió con un abrazo. Hacía años que no veía a aquella paciente. La consideraba especial, poseedora de un temperamento que atraía su curiosidad profesional. Ella se sentó en el diván y le contó todo con lujo de detalles. Él se esforzó por disimular su inquietud. Aquel trabajo le impedía demostrar emociones. Sin embargo, alzó levemente una ceja cuando ella extrajo de su bolso el arma que había usado para perpetrar el crimen. Una vez más tuvo que apelar a todos sus recursos para convencerla de que aquello no era real. Finalmente lo logró. Al instante ambos desaparecieron del consultorio.

###

Solución

De pronto, me encontré atrapada en aquella habitación de paredes blancas. No me sorprendí. Últimamente todo lo que escribía en esa novela terminaba ocurriendo en realidad. La protagonista de mi historia actuaba de manera extraña. Una vez desperté caminando desnuda por las calles del vecindario. Al día siguiente, descubrí a un desconocido que preparaba el desayuno en mi cocina. Ella era la culpable de todas esas conductas delirantes. La noche que regresé a casa con aquel cuchillo manchado de sangre, pensé que encerrarla en un manicomio sería el fin del problema. Me equivoqué. Aquí todos creen que escribir es terapéutico.

###

La guarida del lobo

- ¿Estas son horas de llegar? Y estas hecho un desastre, seguro tuviste otra pelea en la cantina, mira cubierto los zapatos de barro, todo el pelo enmarañado y transpirado. Hasta tienes rastros de sangre en la boca. ¿Quién te golpeó?
- Mamá, por favor estoy cansado.
- Me quieres matar de preocupación hijo y con las noticias terribles que hay, dicen que ese loco que se cree lobo o ese, tal vez, animal suelto, devoro a otra persona, encontraron sus restos. Bueno, ya estás aquí, te dejé comida sobre la mesa, come y a la cama.
- No, gracias mama, no tengo hambre.

###

Futuros relatos

Y aquellos hombres, mujeres y niños primitivos se sentaron alrededor de la fogata como se hacia en las noches tranquilas a oír las historias transmitidas oralmente de generación en generación. Sobre los tiempos remotos cuando los hombres tenían el poder del rayo y el trueno. Y por ser malos, los dioses le quitaron todo con La Gran Catástrofe.
- Y de veras volaban – enfatizaba el anciano – se metían dentro de un gran pájaro y un hombre podía visitar a su hermano al otro lado de las montañas.
Al anciano le gustaba relatar historias, -mentiras para maravillar a los niños-, pensaba él.

###

Armagedón

Hubo un resplandor infinito y todo quedó destruido. Solo él y su pueblo sobrevivieron gracias al exoesqueleto antinuclear. Se habían mostrado neutrales desde el principio, en realidad indiferentes ante las primeras señales de guerra. No era su problema si otros pueblos querían matarse entre ellos. Sí, fueron arrogantes.

Pero ahora… ahora no habría alimento para nadie. Las plantas perecerían y tras ellas los animales. ¿Qué sentido tenía entonces sobrevivir? El rey miró por última vez la extensión de su territorio y sin dudarlo un instante se clavó el aguijón.

Las cenizas radioactivas no tardaron en cubrir su pequeño cuerpo enroscado…

###

CIEN



**********

Había una vez un rey que tenía una linda princesita, buena la condenada para hacer poemas, pero nula como una mula para la aritmética. El rey, que pensaba encomendarle las finanzas del reino, decidió ponerle una institutriz que le enseñara a hacer cuentas. Pero la joven, ni atrás ni adelante.
- “Dos y dos son cuatro. Cuatro y dos son seis. Seis y dos son…?”
- ¡Veintisiete!
- ¡ No majestad ! Os apuesto que si os pidiera me dijeseis cuántos novios has tenido, no tendríais ningún problema, no es así? A propósito, con cuántos os habéis acostado?
- ¡CIEN!
###

El Genio y el Gusano

Un gusano rozó una oxidada lámpara maravillosa, cuyo genio aprovechó para cumplir su condena y ser liberado al satisfacer tres deseos.
El genio se acomodó en el hueco hecho por el animal, para “informar” al precario cerebro del bicho lo ganado.
Así que el gusano topó una piedra y generó la sinapsis: “Quiero pasar”.
El genio desapareció el obstáculo.
El gusano trepó en una planta de la superficie y formuló la chispa neuronal: “Quiero comer esta cosa”.
El genio le aproximó las hojas.
El gusano no “pidió” el último deseo, pues se escondió en la tierra para aletargarse otra vez.

###

Mas dura será la caida

¿Quién pagará mis cuentas en el sueño de la vida, cuando llegue el abismo?

Siendo exánime, ¿Dónde irá mi simetría falsa y mi sostén?

Cayendo del árbol, planeando, voy viendo una imagen cada vez más y más enfocada y límpida, del territorio que me atrae.

El hongo, la espora creadora, el musgo, derrotan mis devaneos camino de la mansión, y el miedo y la duda corretean triunfantes, riendo a mandíbula batiente; mientras Lady Godiva parece querer decirme algo y Narciso chapotea entre nenúfares.

Doblo las rodillas y, cerrando los ojos, agarrado fuertemente al arnés, espero el impacto.

###

Green ridfucking Hood o cómo matar al lobo.

Dicen que el verde es el color de la esperanza. Eso pensé cuando empezó a llover y vi cómo Celia se resguardaba bajo su abrigo verde.

-Me pongo la capucha, corro y ni me ves.

Fue lo último que me dijo. La única esperanza que tenía era que ella desapareciera de mi vida; estaban ocupando cada rincón de mi mente: ella, su sonrisa y sus ojos verdes; haciendo que me olvidara de mi mujer. Y no la volví a ver.
Fue tarde para la esperanza. Por la noche, mi mujer me entregó su abrigo; pero rojo. Rojo, color del pecado.

###

Efecto colateral

-Sinceramente, doctor, no sé que me ocurre, en principio me convertí en vegetariano, cosa que no me incomoda. Pero luego, mi atracción por los vegetales se hizo adictiva, al punto tal que ahora, al pasar por algún prado y ver la hierba crecida, me pongo ahí de rodillas a comer pasto como un rumiante.

-Estoy viendo en su historia clínica, señor Benítez, que hace aproximadamente un año, debido a severas complicaciones gástricas, se le hubo hecho un trasplante de estómago, reemplazando el suyo propio por el de un cordero. Sin dudas, su problema no es más que un efecto colateral.

###

VIDA

Estoy cansado, cansado de ver cómo los años pasan sosegadamente ante mí. A pesar de ello, me he mantenido siempre firme y orgulloso de ser quien soy. He visto caer imperios que jamás fueron derrotados y he sobrevivido a calamidades que jamás podríais imaginar. Siento la esencia de esta tierra como si fuese parte de mí, noto su calor y su abrigo en los días más fríos, y sé que algún día proclamaré pesaroso que la Naturaleza siga su camino sin mí. Algunos me llaman «Secuoya», otros me llaman «Árbol», y todos ellos se equivocan. Mi verdadero nombre es «Vida».

###






 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]