La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / fabiany / David y Goliat

 Imprimir  Recomendar
  [C:14327]

David y Goliat


Era una mañana como cualquier otra, el sol resplandecía e iluminaba los jardines, bueno los pocos jardines y la pocas flores que aún podemos observar en nuestra ciudad.

Por allí, en medio de mucha gente que se dirigía hacia sus trabajos, niños que iban al colegio y decenas de personas más, caminaba lentamente un niño de cabello dorado como el sol; era David, quien pensativo se dirigía a la tienda de Don Vicente.

David era un niño alegre, divertido y muy inteligente pero por esos problemas, bueno, por uno de esos problemas que tenemos en nuestro país tuvo que abandonar su pueblo, el bello pueblo de Aracataca, ese pueblo que aunque casi nadie conoce o mejor que aunque casi nadie sabe que existe se da el lujo de haber sido cuna del único colombiano que ha ganado el premio Nóbel, de allá venían David y su familia.

Esa mañana David, así como lo hacía todas las mañanas iba caminando hacia la tienda de Don Vicente que quedaba a unas cuantas cuadras para ayudarle un poco con los domicilios y así poder llevar algo de dinero a su casa. David, aunque vivía con una sonrisa en su rostro no ocultaba su pesar por no poder estudiar como lo hacían los demás niños.

Pero esa mañana resultaría no ser una mañana cualquiera, pues esa mañana la vida de David y su familia cambiaría, fue entonces cuando al caminar por la carrilera David creyó escuchar algo bajo unos matorrales, se acerco con la curiosidad de un niño de 8 años que era la edad de David y con un poco de susto destapó una bolsa negra que estaba allí y que se movía sin descanso; fue entonces cuando vió que se trataba de un perro, era un perro negro como la noche que con sus ojos brillantes y temblando de frío clavó su mirada en David como pidiendo ayuda.
David lo abrazó y se dio cuenta que el perro tenía una pata herída, entonces lo alzó y lo llevó corriendo hasta la tienda de Don Vicente pero él haciendo gala de su reconocido mal carácter los echo a golpes porque según decía, a su tienda no entraban perros callejeros.

David se puso muy triste pero por nada del mundo íba a dejar de ayudar a ese pobre animalito que en ese momento lo necesitaba, entonces pensó en las únicas personas que siempre habían estado con él y que lo habían ayudado desinteresadamente, su familia. Con las pocas fuerzas que le daban una agua de panela y un pedazo de pan corrió a casa de nuevo y le explicó a mamá lo sucedido, ella le díjo que se tranquilizara y que íban a hacer todo lo posible para ayudar a ese perrito. Luego de pedir una colaboración por todo el vecindario lograron reunir unas gazas, alcohol y esparadrapo para curar al perro.
Aunque en su casa no había mucho que comer, decidieron adoptar el perro como su mascota y le colocaron por nombre Goliat.

David y Goliat permanecían siempre juntos y a pesar de que Goliat debía esperar a unas cuantas casas de la tienda de Don Vicente para acompañar a David a hacer los domicilios, siempre lo hacía.

En alguna ocasión se hizo un bazar en el barrio y como es tradicional en esos bazares de barrio humilde, hasta carreras de perros había. David como era un niño tan alegre y servicial, era muy conocido y apreciado por la gente del barrio, alguien le dijo que inscribiera a su perro en las carreras de perros y que el premio era una bicicleta para el primer puesto.

Para un niño como David pensar en que sus papás le pudieran comprar una bicicleta era casi un imposible y con su corazón lleno de ilusiones inscribió a Goliat en la carrera.
Pues Goliat... ganó, David se puso muy contento pero eso no es nada, el barrio entero quedó asombrado con la agilidad de Goliat producto de todas esas carreras que había hecho junto a David.

Don Humberto, el dueño de la casa donde vivía David, le propuso a Doña Carmela, la mamá de David, que llevaran a Goliat a las tradicionales carreras que por esa época acostumbraban a hacerse en el occidente de la ciudad.

David no le prestó mucha atención a esos comentarios pero casi sin proponérselo se encontró por allí cerca cuando acompañaba a su mamá a comprar unas telas pues Doña Carmela era modista, o bueno hacía arreglitos para la gente del barrio.

David y su mamá fueron a aquel sitio del que les habían hablado e inscribieron a Goliat en una de las carreras... bueno para no alargarles mucho el cuento, Goliat ganó todas y cada una de las carreras que se hicieron allí en los siguientes dos años, por supuesto David ganó un buen dinero y junto a su familia lograron vivir en un mejor lugar y montar su propia tienda. Pero David un día se dio cuenta que Goliat ya estaba cansado de esa vida y aunque dejó de ganar mucho dinero no volvió a inscribir a Goliat en ninguna carrera.

Trabajando fuertemente en la tienda que habían podido conseguir, David pudo estudiar mientras su mamá atendía la tienda y su papá hacía los domicilios, los siguientes años fueron llenos de bendiciones para todos, David logró entrar a una universidad pública y se graduó de veterinaria, gracias a su trabajo y al gran nombre que forjó dentro del medio, a los pocos años David entró a trabajar en una gran empresa y hoy en día... David, mas conocido como el Doctor David Riascos es el gerente de producción de la cadena de productos conocidos como IVOMEC.

Goliat vivió en una finca que tiene David a las afueras de Bogotá hasta el día de su muerte, eso sí, dejando 8 cachorros que siguen creciendo negros como la noche pero sin temblar de miedo ni frío.

Doña Carmela continuó con su supermercado pero colocó unas cuantas sucursales, por eso cada vez que tus papàs hagan mercado en merquefàcil o veas un comercial de IVOMEC en la televisión, recuerda que nada es imposible y que con esfuerzo y disciplina podemos lograr nuestras metas porque como bien dicen... al que obra bien, le va bien.


FIN

Texto agregado el 09-10-2003, y leído por 4823 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2004-01-26 14:59:41 Una buena lección, un mensaje positivo que es lo que nos hace falta! octubreoctubre
2003-10-09 14:45:37 Interesante. Loco. Creativo y original. No se me ocurre que más decirte... Un beso. gata_lectora
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]