La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Iwan-al-Tarsh / Um bocado de tristeza (traducción de Cláudia)

 Imprimir  Recomendar
  [C:250465]

UM BOCADO DE TRISTEZA

Traducido por Cláudia Célia de Lima Nascimento (Hibrida)


“Mas pra fazer um samba com beleza
É preciso um bocado de tristeza”.
(Vinicius de Moraes / Baden Powell )
....................................................
“A vida não é um jogo meu amigo!”.




O esperado dia do encontro, que não aconteceu, amanheceu com doçura primaveril. A brisa do atlântico trazia aromas de iodo e de sal até a janela florida de Cecília, que se pôs a olhar longínquas nuvens contrastantes com o azul do céu. Ela era pura ansiedade de mulher apaixonada por um homem sem rosto com quem por dois anos, dois meses e dois dias, à força de trocas de mensagens havia fundido seus sentimentos.

Chegada à hora olhou seu computador de modo fora do comum, despedindo-se do equipamento como quem se despede de alguém, com o qual, logo mais vai se encontrar. Vestiu-se de maneira conveniente. E assim, glamourosa e perfumada, encontrava-se agora sentada na pracinha de um café em frente ao ancoradouro.

Havia querido que fosse desse modo: um homem que a elegesse por seus valores interiores sem sobrevir seu físico ou sua fortuna - Se é que a tinha, questão em regra irrelevante para o caso.

Reconheceu seu afeto por instinto - Como se carecesse de pitas acerca de seu aspecto. Ao passo que Raul dobrou a esquina e avançou em sua direção pela a Av. Atlântica. Diante da situação pensou no emprego de lugares comuns...
Mas, a verdade é que seu coração começou a bater como um tambor carioca em noites de carnaval e de samba.

Os olhares se cruzaram por um instante fugaz. Vacilante, ele fez menção de aproximar-se, porém não o fez - Seguiu caminhando o miserável.

A brisa havia trazido mais nuvens desde do mar. Tudo se pôs nublado. Cecília calça suas luvas, paga a conta e delibera-se ao regresso; impulsionando sua cadeira de rodas.

Corre-lhe uma lágrima pela face esquerda – Sim, somente uma lágrima; porque não se necessita mais quando a tristeza é assim de tão profunda.

VERSIÓN ORIGINAL EN CASTELLANO, acatando varias sugerencias.

Para hacer un samba con belleza
Es preciso un bocado de tristeza:
…………………………………………
¡La vida no es un juego, mi amigo!
Vinicius de Moraes


El esperado día del encuentro que no fue, amaneció con dulzura de primavera.
La brisa del Atlántico traía aromas de yodo y de sal hasta la ventana florida de Cecilia, que posó sus ojos en lejanas nubecillas contrastantes con el azul del cielo.
Ella era pura ansiedad de mujer enamorada del hombre sin rostro con quien, por dos años, dos meses y dos días, había fundido almas a fuerza de mensajes.

Al llegar la hora había mirado su computadora como quien ejecuta el rito paradójico de despedirse de quien va a encontrar.
Luego se vistió de la manera convenida y así, con galas y perfume, estaba ahora sentada en la glorieta de un café, frente al malecón.

Había querido que fuera de ese modo: un hombre que la eligiera por sus valores interiores, sin que incidieran su físico ni su fortuna (si es que la tenía, cuestión en rigor irrelevante para el caso)

Lo reconoció por instinto (carecía de pistas acerca de su aspecto) en cuanto Raúl dobló la esquina y avanzó en su dirección por la Avenida Atlántica.
Ahora se dirá que uso lugares comunes, pero la verdad es que su corazón batió como un tambor carioca en noche de carnaval y de samba.

Las miradas se cruzaron por un instante fugaz; él vaciló, reveló en sus gestos la intención ostensible de acercarse, pero no lo hizo. Siguió caminando, el miserable.

La brisa había traído más nubes desde el mar. Todo se había puesto gris cuando Cecilia pagó su cuenta y emprendió el regreso, impulsando, con manos enguantadas, su silla de ruedas.

Corrió una lágrima por su mejilla izquierda.
Sí, sólo una lágrima: no se necesita más cuando la tristeza es así de profunda.

Texto agregado el 09-11-2006, y leído por 752 visitantes. (36 votos)


Lectores Opinan
2009-01-17 09:03:24 Es un texto precioso en su tristeza***** eslavida
2008-01-08 04:50:10 Este texto fue subido el 9 de noviembre de 2006. Y desde entonces... qué se ha hecho usted, mi amigo? zepol
2007-09-26 21:23:35 Vaya, somos crueles algunos hombres... 5* rafudo_
2007-05-04 20:50:15 !wuw******* lagunita
2007-04-26 03:43:48 wow,quede para dentro...muy genial,muy emocional,muy real,muy bien escrito...son muchos muy de los buenos...saludos,y adelante...5* chezorro
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]