La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / SED

 Imprimir  Recomendar
  [C:280181]

A quien no le gusta el amor, una linda canción, una tarde con nubes de colores, un castillo con gente amigable y hermosa, tantas cosas se puede anhelar, sin embargo, a quién le puede importar mi anhelo primario… La paz, ese es mi sueño verdadero. Un amigo me contó lo mucho que ha logrado en la vida. Dinero, familia y la verdadera pasión del placer individual. Su coño era un mar inexplorado por él. Un mundo nuevo, una faceta por sentir tras la máscara de la cotidianidad. Provincianos del mundo amoral. Eso es lo que dijo mi amigo mientras, sentado en su sillón importado, sonreía y esperando una palabra, una mirada juzgadora, mientras sonaba la radio de su mansión, escuchando a una mujer con la voz de un ángel. Iba irme pero sentí que debía contarle mi anhelo verdadero. Me escucho hasta el final y luego se paró, se quitó los pantalones, su calzoncillo, se dio media vuelta, se puso en posición de una yegua y gritó como una mula, moviendo su ano de un lado hacia otro. Me paré y salí de su casa. Abrí la puerta y no volteé ni un instante. Escuchaba a mi amigo gritar una y otra vez: Mi coño, mi coño, mi coño… No volteé y me dije que nadie estaba mal, tan solo buscamos lo mejor a ciegas, y tratamos de que la aprobación o unión de los demás, refuerce nuestra furiosa verdad. Seguí caminando hasta llegar a mi casa. Mi esposa me esperaba. Mi hijo dormía. La cena estaba servida. ¿Tienes hambre?, preguntó mi mujer. Le dije que no, que gracias pero deseaba descansar. No insistió. Entré a mi cuarto. Me bañé. Me puse un pijama y me fui a buscar mi paz interior.

Ya estaban las luces apagadas cuando entró mi mujer. Yo aún estaba libando aquella pureza y no deseaba dejar de hacerlo, era como si fuera un sediento de aquella vieja y nueva belleza interior. Me esposa se echó a mi lado. No me tocó, no dijo una sola palabra, no la sentí respirar, tan solo estaba a mi lado, viajando tan lejos como yo, a través de sus pensamientos, sus sentimientos, su atención que, sentí que teníamos vidas paralelas. Continué meditando, sintiendo tanta paz que hubo un instante en que sentí que mi verdadero ser, comenzaba a navegar en un mar inexorable, profundo y manso… En ese instante, abrí los ojos y vi que todo estaba oscuro, en reposo y movimiento al mismo tiempo. Iba a despertar a mi esposa, pero ella respiraba tan lindo que volví a cerrar los ojos para navegar en mi océano de paz…


San isidro, marzo de 2007

Texto agregado el 01-04-2007, y leído por 130 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]