La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Amiu / Los Meses del Año

 Imprimir  Recomendar
  [C:288141]

Los Meses del Año

Año tras año me doy cuenta de que mis vivencias van variando de acuerdo a la marcha progresiva, pero de lo que no nos damos cuenta es que los años cambian, pero los meses no. Los días pueden variar, pero los meses continuarán siempre allí. Y de esto pretendo hablar, de un tema totalmente indirecto a mis sentimientos, pero seré directa con lo que diré.

Agosto es un mes ligero, en el cual la vagancia y el disfrute prevalecen en mi ser, pretendiendo aprovechar todo el momento libre que se me presente para hacer las cosas que más quiero sin el disturbio de los deberes y quehaceres diarios en común. Un mes de pura relajación.

Septiembre, el mes de las preparaciones, donde comienzo a planear lo que haré a continuación en el resto del año, donde disfruto los últimos instantes de mi libertad, para comenzar más tarde nuevamente con el martirio de las tareas cotidianas y que son mi responsabilidad a mi edad. El mes decisivo y de arreglos permanentes.

Octubre, celebremos todos, un año más se agrega a mi cuenta progresiva de los últimos años que me quedan de vida, dándome cuenta de mis errores y de mis logros, y reflexionando el cómo puedo mejorar cada día, y el plantearme las metas que quiero realizar, y las cosas que quiero hacer y poder lograr. Un mes en el que los sueños se desprenden de nuestro interior, y en el cual podemos flotar lentamente hasta las estrellas, para poder alcanzar alguna y guardarla como el más preciado de los recuerdos. Un mes que nos brinda alas para volar, a pesar de que no estén allí, pero que nos permiten cruzar el cielo hasta el firmamento, tomar algunos rayos de sol y conversar eternamente con la luna, escuchar el canto de los árboles y deleitarse con los cuentos de los ríos en los más profundos bosques.

Noviembre es el mes del vacío, un mes con anticipación a lo que pronto sería una señal de paz entre todos en el mundo. Mes en el cual mis amigos se reúnen y tenemos una pequeña charla en la plaza de la avenida. ¿Y quién sabe? Algo más puede ocurrir en un mes así, donde nosotros mismos somos los que tenemos que llenar ese vacío que se presenta en nuestro interior.

Diciembre, al fin. Es un mes en el que todos los habitantes del mundo entero se reúnen en espíritu para celebrar aquellas festividades tan esperadas, en donde la esperanza se renueva, la paz se replantea y la tranquilidad y humildad se hacen presentes. Es el mes en el que el ser humano agradece por estar vivo y por tener a gente que le aman y que también son amados a cambio. Es un mes en el que todo lo malo y lo viejo se deja atrás, y nos preparamos para un nuevo enfrentamiento, una nueva oportunidad que se nos da la vida para corregir todos los errores que hemos cometido, y hacer más cosas buenas por los demás. Si, Diciembre es el mes en que las personas somos totalmente humanos.

Enero, un nuevo comienzo se hace presente en las vidas de todos los seres vivos, y es cuando la lucha por la vida comienza de nuevo, y es cuando nos imponemos metas y logros para ser mejores personas cada día. La nueva oportunidad que nos da la vida… acaba de comenzar…

Febrero… Ah, Febrero… El mes en el cual todos nos damos cuenta de que nuestros corazones laten por alguien especial, y que se nos da la perfecta oportunidad de poder decírselo sin temer a algún tipo de arrepentimiento… El mes en el cual las diferencias se hacen a un lado, y los amigos se reconcilian en su eterna y pura amistad. El mes de las reconciliaciones, donde el amor y la amistad son lo primordial en la vida del ser humano.
Marzo es cuando recapacitamos sobre la vida, sobre lo que es bueno y lo que es malo, sobre lo que debemos hacer, lo que queremos hacer y lo que se supone que tenemos que hacer. En Marzo, los pensamientos de las personas fluyen por todo el aire, permitiendo que estas floten hacia el infinito en un extenso hilo de reflexión, para darnos cuenta de lo que estamos haciendo la vida, de lo que en realidad queremos hacer, de lo que estamos haciendo por nosotros mismos y por los que nos rodean. El mes en el cual el ser humano reflexiona sobre su vida y su propio destino desconocido.

Abril, el momento en el que la fe de las personas se renueva por completo, donde las creencias de algo sobrenatural se hacen más fuertes y sólidas, y en donde agradecemos todo lo que se nos ha dado. El ser humano tiene la necesidad de creer en algo que es superior a él, no sólo para pedir súplicas y agradecer las cosas buenas que se les han dado, sino también para sentirse protegidos y gobernados por un ser todopoderoso que los ama a todos por igual, a pesar de las cosas buenas o malas que hayan o que no hayan hecho en la vida. El hombre cree con todo su corazón, purificando su alma y liberándose del dolor.

Mayo, el mes más pesado de todo el año, donde el trabajo se hace presente, ¡y que arduo trabajo! Todo el año nos la pasamos laborando para mantenernos en la batalla de la vida, y para ayudar a nuestros semejantes a sobrevivir todas las confrontaciones que puedan surgir, unas tras otras. En este mes nos damos cuenta que todo lo que trabajamos a lo largo de nuestras vidas tiene un fruto el cual nutre a otras personas que, en un futuro, trabajarán también en beneficio de otros. Nos damos cuenta de que las capacidades del ser humano pueden ir más allá de su percepción.

Junio es el mes en el que sentimos que algo grandioso está por llegar. El mes en el que la emoción y la perspectiva se hacen presentes en los corazones de todos los habitantes de la Tierra. ¡Cuántos deseos y añoranzas tiene el hombre, y cielo santo, cómo lucha por poder alcanzarlos! Las personas se dan cuenta de las bellezas ocultas de la vida, y de que el esfuerzo y la perseverancia siempre tienen su recompensa, que en ciertas ocasiones puede llegar a ser lo que menos hemos esperado, pero que era lo que más necesitábamos.

Y finalmente, el último mes del año… Debo confesar que es mi mes favorito… El mes de Julio… Este mes guarda cierto misterio, un misterio que deseo averiguar, pero que aún no tengo el método correcto para descubrir sus más oscuros secretos… Es el mes del fuego, en el que las emociones explotan en una lluvia de colores, permitiendo que una serie de sensaciones se liberen en mi interior, pasando desde mi espina dorsal hasta mi pecho, haciendo que mi corazón bombardee litros y litros de nerviosismo y algo más que no sé que es… Julio es el mes de la pasión, del misterio, de lo más hermoso de este mundo, de la aventura en el cual todos entramos al cielo y salimos de él sin la necesidad de estar muertos… Cómo deseo descubrir los secretos de éste mes, y cómo deseo que siempre fuera mío, porque si alguien vendiera los meses, este sería el que yo me compraría con litros de amor y sentimiento.

Cada mes tiene algo especial, sólo hay que descubrirlo. Inspecciona tu interior, y trata de ver cuál mes hace que tu corazón brinque de emoción y te haga sentir fuera de tu interior… como flotando en el infinito cielo azul… Un tema indirecto, pero con palabras y expresiones totalmente directas…

By Amiu

Texto agregado el 09-05-2007, y leído por 1686 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]