La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / violalis / Dios, Karma y Reencarnación

 Imprimir  Recomendar
  [C:304683]

Dios, Karma y Reencarnación


¡Wow, que tema para analizar! Empecemos por lo primero Dios. Que se puede escribir sobre ese tema, mucho y nada, ya que nadie quien vive en la tierra lo ha visto. Lo sostiene solamente la fe. Hay personas que niegan categóricamente que exista Dios, porque no pueden entender como si supuestamente como se dice es puro amor, como puede permitir que haya tanta miseria, guerras, hambre, etc. Lo puedo entender. Pero vamos a analizar ese punto.
Padres normales que quieren a sus hijos, les enseñan un comportamiento ético, lo básico: no mientas, no robes, no mates. Es decir una parte de los 10 Mandamientos que la mayoría conoce pero muy pocos lo siguen. Si esos hijos cuando crecen no siguen esos preceptos, ¿de quien es la culpa? ¿De los padres? ¿O del individuo mismo?
Desde tiempos inmemorables fueron enviados a la tierra seres que dejaron una enseñanza. Para nombrar sólo a dos de los más conocidos, Buda y Jesús. ¿Sirvió de algo? Solamente vean alrededor vuestro como el mundo se está cayendo a pedazos por la violencia. ¿De quien es la culpa? ¿De esos dos Maestros? Por lo tanto siguiendo ese razonamiento, de quien es la culpa que el ser humano aniquila a otro ser humano, lo esclaviza, lo desangra, lo degrada, y comete cualquier bajeza que se puede imaginar: ¿de Dios? NO, DEL SER (IN) HUMANO MISMO. Por lo tanto no es lícito culpar a otro por nuestros propios actos. Solamente el ser humano es responsable de todo lo que está pasando sobre y debajo la tierra, sobre y debajo de los mares y en el aire. Somos nosotros los humanos los culpables de la miseria que sucede alrededor nuestro.

Ahora que aclaré quien es el culpable, podemos admitir que hay una Fuerza superior, (el Gran Arquitecto, El Profundo, el Big Bang etc. no interesa el nombre que se le de) que creó todo lo que existe.
Segunda pregunta: ¿Para que? ¡Esa si que es una pregunta! Y me lo sigo preguntando. Pero como en lo espiritual se dice “como arriba es abajo” empecemos por preguntar acá abajo sobre la Tierra, porque dos adultos engendran hijos. Las contestaciones son varias. Por ejemplo, para que nuestra estirpe no termine (¡como si eso fuese importante!) Si no se engendraría niños la humanidad terminaría de existir (que desde mi punto de vista, no sería una mala idea), por el amor que existe entre esos dos adultos desean que una parte de ellos se haga carne y compartirlo con sus hijos. Hmmmm, esa respuesta es la que me agrada más. Podría haber más causas pero quedemos en esta última.
Si de abajo, subimos y si como dicen los libros inteligentes somos una parte de Dios, o una parte de Dios está dentro de nosotros, quizás esa Fuerza también por amor quiso engendrar hijos, es decir a nosotros entre muchos otros seres, y Universos, que lentamente los astrónomos y científicos están descubriendo. Lamentablemente por lo menos acá en el planeta Tierra la buena semilla plantada en buen suelo resultó torcida. Pero no nos preocupemos, la naturaleza ya está poniendo las cosas en orden.

Tercer pregunta: como hay niños que nacen sanos otros que nacen ya enfermos. Unos en buena familia otros en una familia que no los desea y los mata. Como es que hay personas con tanto dinero que no saben lo que hacer con el, mientras hay otros que literalmente se mueren de hambre por falta del mismo.
Si claro podemos culpar nuevamente por eso a Dios. Es mucho más fácil tener un culpable no importa quien sea, y cuánto más importante mejor, que culpar al hombre por su afán de poder, egoísmo, lujuria, depravación, y todo lo que se les ocurra. Si Dios fuese tan malvado que discrimina, para que fueron enviados todos los Maestros que vinieron a la Tierra para enseñarnos el altruismo, la misericordia, el perdón y principalmente el AMOR (con mayúscula). Pero si no tratamos de culpar a Dios por todo sino preguntarnos, cual es el fin de nuestro pasaje por este planeta, quizás lleguemos a una respuesta interesante.
Cuando por mi profesión, les peguntaba a las personas, porque creían estar en la Tierra, las contestaciones eran muy diversas. Hasta algunos me decían que nunca se lo preguntaron y que no sabían la contestación. No se si tú te lo preguntaste alguna vez y si lo hiciste crees saber la respuesta.

Para mí es muy fácil: ESTAMOS ACÁ PARA EVOLUCIONAR COMO SERES HUMANOS para dirigirnos en espiral ascendente hasta fusionarnos con la Fuente que es Dios. Acá tienes dos opciones a) piensas: “está chiflada”, y si es así te sugiero que dejes de leer y dediques tu tiempo a algo más fructífero para ti, o b) piensas: ese punto de vista parece interesante, (aunque no lo compartas) a ver lo que sigue. Ahora que estamos en la b) sigamos.
Si le preguntamos a un niño de dos años cuánto es uno más uno, lógicamente que no solamente no nos va a responder, sino ni nos entiende. Pero supongamos que si le hacemos esa misma pregunta a ese niño cinco años más tarde, es decir teniendo siete años, él sí debería responder correctamente, si es que no tiene una deficiencia intelectual. ¿Qué pasó, de pronto se transformó en un genio? ¡Nada de eso! Es que ingresó con 6 años a la escuela en donde le enseñaron entre otras cosas que uno más uno son dos. Ahí está la respuesta: ¡La escuela! ¡El aprendizaje! Y lo importante no es solamente lo que le enseñan, sino lo que ese niño aprende. Porque le pueden enseñar muchas cosas, pero si ese niño en vez de estudiar año tras año, se pasa vagando por ahí, difícilmente aprenda algo. Y llegado el fin de curso, al no salvar los exámenes, queda repetidor, y tantas veces, hasta que un día logra aprender y pasa de grado. Ya en el próximo año sus conocimientos serán mayores, aprenderá cosas nuevas, lo que aprendió en años anteriores ya está afirmado, y lentamente con más o menos esfuerzo logra salvar la escuela primaria, pasa al liceo, y de ahí a la universidad. Eso le tomó muchos años de vida. El aprendizaje cuesta tiempo. No nacemos genios. Y ahí entra el KARMA.
El Karma no es más que un aprendizaje de la vida. Es la escuela de la vida. Todos comenzamos sin saber leer y escribir. Es el interés que cada uno pone en aprender es que nos hace diferente. Cuando veo a esos chiquitos recién entrados a primer grado, que con un lápiz hacen un garabato que se parece a una “A” algo torcida pero que es reconocible, es una proeza enorme para ellos. Y ahí ya se dividen las aguas. Está aquél niño que con ese garabato ya tiene más que suficiente y está pensando en otra cosa. Y está aquél otro que desea que sea más legible y se esfuerza más, y más hasta que los siguientes ya no están torcidos. ¿Quien creen ustedes va a pasar de año?
Y el Karma es lo mismo; es el esfuerzo que cada uno de nosotros ponemos para aprender lo que la vida o Destino nos tiene preparado. Si con mucho esfuerzo tratamos de mejorar nuestra forma de sentir, de ser, de actuar, nuestra vida va a ser diferente. Pongamos como caso ese hombre que bebe en exceso y llega a su casa gritando y pegando a su esposa e hijos. ¿Creen ustedes que habrá afecto hacia ese hombre de su familia? Pero imaginemos a ese mismo hombre que se da cuenta de los estragos que el alcohol hace a su entorno, y con mucho esfuerzo de su parte deja de beber. Lentamente su actitud cambia, y con eso el trato de su familia hacia él. Es el mismo hombre, pero algo aprendió y cambió su forma de actuar.
Cada uno de nosotros cosechamos lo que sembramos. Y cosechamos lo que no aprendimos de vidas anteriores, o en ésta vida. Nadie cosecha lo que no sembró. Nadie va a cosechar amor, si sembró odio, y en una vida será odiado por los demás, hasta que haya aprendido que la siembra la hace cada uno. Cuando una mujer me contaba llorando que se le murió un hijo, tragedia para cada madre, lo primero que le preguntaba era si en ésta vida había abortado. Si no era así, probablemente lo hizo en una vida anterior.
El Karma no es un castigo, aunque a primera vista así puede parecer. Es un aprendizaje aunque casi siempre doloroso, lo admito. ¿Pero díganme, quien aprende cuando las cosas le van bien? ¿Quién de ustedes agradece diariamente a Dios por lo que tiene? ¡Oh no! En vez de ver el vaso medio lleno, lo ven medio vacío. Pero basta que algo negativo suceda que les vibre hasta la fibra de vuestro Ser, ahí vienen las lamentaciones: ¿Dios porque yo? ¿Por qué a mí? Cada uno se cree especial, cree que tiene un contrato para la eterna felicidad. Las desgracias solamente les suceden a los demás. Me pregunto ¿Por qué? ¿No soy yo también una parte del Todo?

Y ahora viene la tercera parte: La reencarnación. Por más viejo que alguien pueda llegar a vivir en nuestro tiempo, digamos 110 años, jamás y repito jamás va a poder aprender todo lo que debe para evolucionar y ser un ser humano digno de llamarse humano. Habrá muchas aristas en su personalidad que deben ser pulidas, muchas lecciones aún por aprender, mucho aún para sembrar, para que la siguiente cosecha sea mejor. Nadie quien siembra cardos, va a cosechar rosas. El Karma y la Reencarnación son oportunidades que debemos aprovechar, para pasar lo más pronto posible de un curso inferior al siguiente superior, porque si no, vamos a quedar tantas veces repetidores hasta que aprendemos las lecciones. Y por lo tanto no es culpa de Dios, ni de los Ángeles, ni de los Santos a los cuales invocamos dependiendo de la religión de cada uno, que la Tierra tiembla. Cada cual se cree una buena persona porque no ha robado un banco, ni torturado ni matado a alguien. Me pueden creer, la mayoría de los habitantes en nuestro planeta no han hecho nada de esas tres cosas. ¿Pero eso significa que sea una buena persona? ¿Cuántos de ustedes han mentido para sacar un beneficio? ¿Cuántos de ustedes le envidian lo que tiene el vecino, sin hacer el mismo esfuerzo que él hizo? ¿Cuántos de ustedes sienten celos, discriminan, no comparten, no agradecen, pisan los derechos de los demás, pero ojo si alguien pisa los vuestros, son orgullosos, altaneros, siempre quieren tener la razón, aunque no la tienen, humillan etc. etc. etc. Claro algunos me van a decir: ¡pero esto es humano! ¿Lo es? O mejor dicho ¿Lo debe ser? Cada cual piensa primero en sí mismo y en los suyos, ¿y los demás…….. que son?

Tienen algo para pensar, refutar, estar de acuerdo en partes o en todo. Sobre vuestra forma de ser, le pueden mentir a todo el mundo, pero por favor no se mientan a sí mismos. Solamente el admitir nuestras fallas puede hacernos cambiar. También yo tengo mucho para cambiar y me estoy esforzando cada día de mi vida y se, que gracias a mi esfuerzo para aprender en ésta vida, habrá muchas materias que ya las he asimilado, y en la próxima vida, en la cual seré hombre o mujer eso dependiendo de las lecciones que debo aprender, tendré otras oportunidades para subir un peldaño más en la evolución de mi Espíritu (algunos lo llaman Alma) que es lo único estable y que no es destruido. Agradezco que hayan leído hasta acá. Que tengan un hermoso día les desea de todo corazón Viola


Texto agregado el 01-08-2007, y leído por 163 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2007-12-18 20:59:58 ¿Cómo es posible no haberte "descubierto" antes, cuando mi Foro se encontraba a Full?***** MujerDiosa
2007-08-01 17:00:38 Todo lo que cuentas es útil, discutible por partes, pero en el conjunto sólo varían las "formas" particulares de cada religión o sociedad. Tan sólo aportar lo que Jung definía como "inconsciente colectivo", que muestra un punto de vista que trasciende al individuo, otro concepto útil para desrrollar el Karma individual o colectivo. Tu reflexión es muy completa y bien estructurada. sereira
2007-08-01 16:36:46 texto muy profundo, bien intencionado, comparto mucho de su planteamiento, menos el de la reencarnación. Yo creo en la herencia y la caducidad, la mezcla física líquida y espiritual, ¿para qué quiere Dios reencarnados?, entiendo la reencarnación justamente en lo que se hereda, está en sus manos luchar en contra de lo malo heredado para cambiarlo a bueno y así sucesivamente, las almas son misioneras, son verdaderos cofres generacionales, las almas se comunican y si lo hacen me pregunto ¿por qué no se han reencarnado?.***** Die_Dichterin
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]