La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / el lunar

 Imprimir  Recomendar
  [C:337854]

estaba sentado, la hora seguía, casi podía escuchar pasar los segundos. quizá sea porque estaba nervioso. era la primera vez que iba donde un doctor, aunque estaba al lado de mi tía... llegó mi turno y entré. contaba con nueve años y mi tía era muy grande, un gigante mas frente a mis ojos. siéntese, me dijo ese hombre vestido de blanco con los cabellos mas brillantes que haya visto en mi vida, usaba lente negros y zapatos negros. a su lado había una señora, hermosa en verdad, con su sombrerito blanquecino y sus zapatitos blancos y pequeños, de ni mas de 36 de medida y esa sonrisa de santa y devota, seguramente del doctor, a la que llamaba enfermera. quítele el pantalón y el calzoncillo. iba a gritar pero, allí estaban tres personas gigantes, desconocidas antes un hecho oscuro y de ensueño, a pesar que conocía a mi tía, pero, en ese lugar, donde todo es blanco excepto el cabello y los zapatos del doctor, todo era lúdico... me quitaron el pantalón y lo demás... el doctor se acercó lentamente por mi pecho, bajó hasta mi barriguita y cuando se enfrentó a mis genitales vi sus ojos negros agrandarse como plato de almejas, luego, vi a la enfermera abrir la boca mas de lo normal, le vi su lengua rosada y esos dientes emperlados, abierta como la del perro de casa ante su plato preferido... mi tía, la veía temblequear de vergüenza ante aquellas personas, como si estuviera ante un pecado mortal... cierto, dijo el doctor, es enorme, gordo y esa vena gruesa que derrama una vitalidad descomunal… y con sólo nueve años... cierto, dijo la enfermera, y es un niño... de pronto, le bella enfermera dijo algo que jamás olvidé: ¡fíjese doctor ese lunar en medio de su barriguita y esa cosa gorda…! todos sonrieron, hasta mi tía, yo, aún no sabía qué hacer... si levantarme, correr, o, dejarme ser, como siempre... bajé la mirada antes ellos que seguían en silencio o hablando de tal manera que no podía escucharles, y vi mi lunar. sonreí, allí aún estaba y parecía comprenderme, sentir lo que yo sentí y en mis pensamientos le dije: ayúdame. lo haré, respondió, en silencio y sólo para mí…
pasaron los años y ese animal entre mis piernas sigue enorme y gordo. mis padres se han ido de mi vida y mis hermanos me miran como a una bestia o un hombre incomprendido. no tengo amigos y las pocas mujeres que pasaron por mi vida, lo único bello que han hablado de mí ha sido por mi lunar... ya encontrarás a la mujer que te busca, tenga paciencia... eso escucho, pero, el tiempo pasa y la única compañía que tengo, es mi lunar, que parece ser mi mejor amigo... y con quien converso entre lágrimas si habrá mujer que me quiera por lo que soy y por mi animal, entre mi amigo lunar y mis ojos sin esperanza…


san isidro, febrero del 2008

Texto agregado el 17-02-2008, y leído por 143 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]