La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / 911 Capitulo III

 Imprimir  Recomendar
  [C:422162]

CAPITULO III
(Buscando la profecía en la Biblia.)

Pues en este capitulo vamos a entrar a la profecía en si que habla de la caída de las torres y la gran masacre, que presumimos se trata de las torres gemela de World Trade Center (Centro Mundial de Comercio), que cayeron en la ciudad de New York. Pero antes de entrar a la profecía revelada a Isaías, es bueno citar algunos versos bíblicos para poder adquirir mayor entendimiento acerca de lo que Dios quiere que comprendamos en este material.

Dice en la Biblia en 2 de Pedro capitulo 3, verso 8 y 9:

“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.
El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

Aquí en estos versos bíblicos nos damos cuenta que para el Señor un día es como mil años y mil años es como un día, así que, cuando el Señor se refiere a un día en cualquier verso de la Biblia se podría estar refiriendo a mil años, o si se refiriere a dos días podría estar refiriéndose a dos mil años y así sucesivamente.

Pero en el libro de Apocalipsis capitulo 22, verso 20A nos dice la palabra de Dios lo siguiente:

“El que da testimonio de estas cosas dice: ciertamente vengo en breve. Amen”.

Aquí nos esta hablando nuestro Señor Jesucristo,(en la revelación al apóstol Juan) confirmándonos que viene en breve, o mejor dicho que no iba a durar mucho tiempo para regresar por su iglesia, o que venia rápido, que podrían ser, dos o tres días, pero que sucede, que nuestro salvador y redentor Jesús hace mas de dos mil años que ascendió a los cielos y aun no ha regresado por su iglesia, o por todo aquellos que confían en El de todo su corazón, ¿entonces, que paso ahí?.

Si buscamos en nuestra Biblia en el libro de Número capitulo 23, verso 19 encontraremos:

“Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta.
El dijo, ¿y no hará?
Hablo, ¿y no lo ejecutara?”.

Aquí vemos claramente, que estos versos bíblicos nos revelan que lo que Dios dice se hace, y lo que habla lo ejecuta, no importa por boca de quien o cual profeta haya hablado nuestro grandísimo Dios. Pues ciertamente nuestro Dios no miente, ¿entonces que sucedió con la promesa de Jesus de que venia en breve? lo que sucede es que como leímos en 2 Pedro 3:8, para el Señor mil años es como un día, entonces si mil años es como un dia nuestro Señor Jesucristo solo tiene dos dias que ascendió a los cielos, así que, el breve que nos hablo el Señor aun esta en pie y para Dios aun no se ha cumplido, si es que nos llevamos de lo que dice la Biblia.

Acuérdense que los dos mil años que han transcurrido son dos días para el Señor, así que, el breve que el nos habla en el libro de Apocalipsis capitulo 22, verso 20 A, es real y el no mintió como muchos lo creen, dándole así cumplimiento al verso 19 del capitulo 23 del libro de Numero que habíamos leído anteriormente.

También es bueno recordar que nuestro Señor no quiere que nadie perezca, sino que todos, absolutamente todos, procedan al arrepentimiento. Por eso es que los dos mil años que a nosotros nos parece muchísimo tiempo, a Dios no le parece tanto, porque el no quiere que nadie, absolutamente nadie se pierda, sino que todos, absolutamente todos se salven; y es que su amor es tan grande por nosotros, que el no se cansa de esperar por nuestro arrepentimiento, y eso es por su infinita bondad que siempre posee para con nosotros, también por su grandísima misericordia, pero no por eso se salvaran los desobedientes, los soberbios, los mentirosos, los hacedores de maldad e iniquidad, los que escuchan sus palabras y no la obedecen, porque dice su palabra en el libro de la Biblia de Nahum capitulo 1, verso 3 A:

“Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable”.

A pesar de que el sabe que los perdidos serán como granitos de arena en el desierto, pero aun así el espera pacientemente, porque es lento para la ira y grande en misericordia, además el mismo Jesucristo dijo en el libro de Mateo capitulo 24 en su verso 35 que:

“El cielo y la tierra pasaran, pero mis palabras no pasaran”.

Aquí nuestro Señor y redentor Jesucristo se refiere a las profecías y todo lo que esta escrito en la Biblia, hablando claramente que ha de cumplirse sin ninguna excepción, y es por eso el plazo de los dos mil años que para el Señor no son mas que dos días, cuando en Apocalipsis 22:20 A, nos dijo que venia en breve.

¿Por qué razón, esos dos días que podrían representar el breve que hablo nuestro Señor en Apocalipsis 22:20ª, se convirtieron en dos mil años?

1ro. Por el infinito amor que Dios nos tiene a cada uno de nosotros, y por su grandísima misericordia, como habíamos dicho anteriormente.

2do. Para darle cumplimiento a las escritura, acuérdense, que citamos en Mateo 24:35 donde nos dice que todas las palabras escritas en la Biblia no pasaran sin antes cumplirse una por una.

Todo esto esta involucrado íntimamente con el arrebatamiento de la iglesia, veamos que profecías se relacionan a este gran acontecimiento, busquemos en el libro de Óseas capitulo 6, verso 1 y 2:

“¡Vengan, volvamos al Señor ¡
El nos ha despedazado, pero nos sanara;
Nos ha herido, pero nos vendara.
Después de dos días nos dará vida;
Al tercer día nos levantara,
y así viviremos en su presencia.”

Esta profecía que Dios le revela al profeta Óseas, nos habla precisamente de los dos mil años de plazo que hablábamos anteriormente o de los dos días que presumimos podrían ser el breve que nuestro Señor Jesús se refería en Apocalipsis 22:20 A. Pero nos damos cuenta también que se refiere al arrebatamiento de la iglesia, si la comparamos con el libro de 1ra. de Tesalonicenses, capitulo 4, versos 16 y 17, que nos dice:

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero.
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatos juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Si comparamos a Óseas 6:2 con 1ra. de tesalonicenses 4:16-17, nos damos cuenta que una es complemento de la otra; por ejemplo 1ra. Tesalonicenses 4:16-17, no nos da detalles de fecha ni de tiempo, pero si detalla a la perfección y con mucha claridad que es lo que va a suceder en realidad en aquel gran día, cuando la iglesia de Jesucristo sea arrebatada de la tierra, mientras que el profeta Óseas si nos habla del tiempo cuando dice: Dios nos dará un plazo de dos mil años y luego cuando entre en el nuevo milenio o al tercer día, nos levantara y viviremos en su presencia. En esta ultima expresión: viviremos en su presencia, es muy similar o con el mismo sentido literario a la expresión de 1ra. Tesalonicenses 4:17, cuando dice: y así estaremos siempre con el Señor, observamos claramente que se refieren al mismo acontecimiento, la diferencia es que Óseas se basa mas o se encarga mejor dicho de relatar el arrebatamiento con la fecha o el tiempo en que deberá suceder dicho acontecimiento, mientras que 1ra. de Tesalonicenses 4:17, se dedica mas bien a la descripción del acontecimiento en si, sin tocar el punto de la fecha o del tiempo cuando debe suceder.

Pero vamos a ver que podemos entender mas claramente en Óseas capitulo 6, verso 1, desglosándolo minuciosamente:

“¡Vengan, volvamos al Señor ¡
El nos ha despedazado, pero nos sanara;
Nos ha herido, pero nos vendara.”

Aquí podemos determinar justamente lo que debe suceder antes del arrebatamiento de la iglesia, cuando desaparezca de este mundo, pero tenemos que complementar esta profecía de Óseas, con otra profecía, que es la de Isaías, que a mí entender esta estrechamente vinculada.

Antes de entrar en detalles es bueno declarar que el profeta Isaías escribió sus profecías aproximadamente 700 años antes del nacimiento de Jesús, y que fue contemporáneo de otros tres profetas que registra la Biblia: Óseas, Amos y Miqueas. Una comparación de los primeros versículos de cada uno de los libros proféticos correspondientes nos ayuda a reconstruir su orden cronológico: Amos, Óseas, Isaías y Miqueas. El mas joven de estos cuatro profetas (Miqueas) resume los mensajes básico de sus tres contemporáneos mayores en su versículo memorable (Miqueas 6:8): “…. Que pide Jehová de ti: solamente hacer justicia (Amos 5:24), y amar misericordia (Óseas 6:6), y humillarte ante tu Dios (Isaías 29:19)”.

Uno de los propósitos fundamentales del libro de Isaías es recalcar el hecho de que el pueblo de Dios debe humillarse en su sublime presencia (Isaías 2:11, 17, 5:15,16).

El libro de Isaías en sus sesenta y seis capítulos tiene varios temas tales como: Profecías de Emanuel, Profecía contra las naciones, Profecías apocalípticas, Profecías de los ayes, Profecías de juicios y de restauración y Profecías de consolación. Pero ¿tiene el un tema principal alrededor del cual se aglutinan todos los otros temas?

Es bueno significar que el nombre de Isaías en si quiere decir “Jehová Salva” y llegamos a la conclusión de que el tema principal del libro de Isaías es la salvación. En consecuencia, bien puede servirnos Isaías 45:22 como el versículo que resume el tema principal de su libro: “Mirad a mi, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay mas”.

Entonces basándonos a lo antes expuesto, concluimos que cualquier profecía del libro de Isaías, por cruel y horrenda que se pueda ver, desde una óptica humana, podría tener su finalidad exclusiva de la salvación del alma para la humanidad que esta alejada de su único creador Jehová de los ejércitos y no quiere acercarse a través del único medio que el estableció, nuestro Señor Jesucristo.(1 Timoteo 2:5)

Veamos la profecía de Isaías, que dijimos esta estrechamente vinculada con la de Óseas, Isaías capitulo 30, versos 25 y 26, observemos:

“En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres, habrá arroyos y corrientes de aguas en toda montaña alta y en toda colina elevada. Cuando el Señor, ponga una venda en la fractura de su pueblo y sane las heridas que le causo, brillara la luna como el sol, y será la luz del sol siete veces mas intensa como la luz de siete días enteros”.

Aquí vemos un acontecimiento que debe suceder antes del arrebatamiento de la iglesia, es una señal, como si fuese un punto de referencia, o mejor dicho la cuenta regresiva para el despegue del pueblo de Dios. ¿y cual es tal acontecimiento?, En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres, aquí no sabemos a cuales torres del planeta se refiere el verso bíblico, porque no lo dice con claridad, pero si describe cual seria la situación económica que viviría esa gran ciudad en el momento cuando caigan las mencionadas torres y donde también habrá una gran masacre.

Independientemente de este lamentable hecho, conocido bíblicamente como la gran masacre, sucedido a mi entender en los Estados Unidos de América, todos los cristianos sabemos que cuando en la Biblia se refiere al pueblo de Dios, o su pueblo, o cualquier otra expresión semejante a esta, no se esta refiriendo simplemente al pueblo de Israel, ya que ellos rechazaron al hijo de Dios, nuestro Señor y redentor Jesús. Sino, que quede bien claro que toda profecía escrita en la Biblia refiriéndose en este termino (pueblo de Dios), cae ahora a todos los creyentes en Jesucristo, a lo que han puesto su corazón en El, y han salido a difundir su mensaje, dando así confesión leal de que en verdad creen en sus palabras.

En el libro de 1ra. de Pedro, capitulo 2, versos 9 y 10, nos dice:

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamo de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”.

Aquí el Señor bíblicamente nos da el derecho legítimo de ser su pueblo, ¿pero a quien es que realmente le da este derecho?, pues a todo aquel que cree lealmente en el redentor del mundo, el Señor Jesús, citamos 1 Pedro 2:7-8:

“Para ustedes, que creen, esa piedra es de mucho valor, pero para los que no creen se cumple lo que dice la Escritura: “La piedra que los constructores despreciaron, se ha convertido en la piedra principal”.
Y también esto otro:
“Una roca, una piedra con la cual tropezaran.”
Pues ellos tropiezan al no hacer caso del mensaje: para eso fueron destinados.”

Lo que queremos significar con este aclarando es que el pueblo de Dios hoy en día esta disperso por todo el mundo, donde quiera que hayan verdaderos cristianos; y que quizás por esto sea difícil interpretar para algunos cualquier profecía donde estén involucrado un lugar específicamente determinado y que se refiera al mismo tiempo también al termino pueblo de Dios.

En la profecía que Dios le revelo Isaías, que se encuentra en el capitulo 30, versos del 23 al 26, leemos lo siguiente:

“El Señor te enviara lluvia para la semilla que siembres en la tierra, y el alimento que produzca la tierra será suculento y abundante. En aquel día tu ganado pacerá en extensas praderas. Los bueyes y los burros que trabajan la tierra comerán el mejor forraje, aventado con bieldo y horquilla. En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres, habrá arroyos y corrientes de agua en toda montaña alta y en toda colina elevada. Cuando el Señor ponga una venda en la fractura de su pueblo y sane las heridas que le causo, brillara la luna como el sol, y será la luz del sol siete veces mas intensa, como la luz de siete días enteros”.

Aquí en esta profecía, que aclararemos luego, con lujo de detalles, vemos un acontecimiento que debe suceder y que para nosotros sucedió ya, el 11 de septiembre del año 2001, en los Estados Unidos, vemos que en esta profecía se le habla al pueblo de Dios, en un lugar determinado, que creemos, fue en la ciudad de New York.

A pesar de que habíamos dicho momento antes, que el pueblo de Dios esta disperso en todo el mundo, creemos que los Estados Unidos al momento del hecho calificaba perfectamente, para representar al pueblo de Dios en esta importante profecía del profeta Isaías. ¿Por qué decimos esto?, por varias razones:

1ro. Estados Unidos fue fundada como nación en la fe de nuestro Señor Jesús, nuestro salvador indiscutible.

2do. Sus leyes, originalmente fueron establecida tomando en cuenta la palabra de Dios.

3ro. Una elevada cantidad de todos sus habitantes profesan la fe cristiana.

4to. Al momento del hecho, conocido bíblicamente como la gran masacre, aproximadamente el 90% de los grandes concilios cristianos, tenían sus cedes en esta gran nación, dirigiendo así la política religiosa hacia los demás países de todo el mundo.

Por estas razones y otras que no hemos enunciado, creemos que los Estados Unidos calificaban perfectamente para representar en esta profecía al pueblo de Dios. Ponemos bien en claro, que no estamos diciendo que Estados Unidos es el pueblo de Dios, hoy en día, porque dijimos y repetimos que el pueblo de Dios esta disperso en todo el mundo, pero que para esta profecía en exclusivo, representa al pueblo santo.

Vamos ahora a desglosar los versos leídos de Isaías 30:23-25, para buscar una mejor interpretación:

Analicemos:

1ro. “El Señor le enviara lluvia”

-Entendemos que será una ciudad de mucha bendición ya que todo el mundo sabe que la lluvia es símbolo de bendición, porque sin lluvia o sin agua no hay producción, por eso creemos que será una ciudad muy prospera, una ciudad rica, una ciudad de mucha producción.

2do. “La lluvia será para la semilla que siembre en la tierra”.

-Creemos que será una ciudad o un país, que todo lo que hace le Saldrá bien.

3ro. “Y el alimento que produzca la tierra será suculento y abundante”.

-Interpretando esta otra parte, entendemos principalmente con la palabra suculenta y abundante, que será una de las naciones más prospera, donde habrá mucha abundancia de todo, quizás hasta sean exagerados en ese sentido.

4to. “En aquel día”.

-Aquí solo se refiere al día del acontecimiento, cuando caigan las torres, el día de la gran masacre.

5to. “Tu ganado pacerá en extensas praderas”.

-Aquí se refiere, a que habrá una gran libertad en esa nación, porque el término de pacerá se refiere a comer y extensa pradera a amplio territorio, por ejemplo comer en ciertas expresiones es sinónimo de vivir, citamos del lenguaje popular: “no me deja ni comer en paz”, refiriéndose a que no lo dejan vivir en tranquilidad. La otra expresión en extensas pradera, también podemos decir que en cierta ocasiones es sinónimo de libertad, ejemplo: “estoy viviendo en una casa muy estrecha, no me puedo ni mover”, dando a entender que no tiene facilidad en su casa pequeña de trasladarse de un lugar a otro y se siente incomoda en ella, hay otro ejemplo que podemos aplicar: “me mude a una casa muy amplia, me siento como si fuese un ave volando libremente”, refiriéndose que en su casa amplia, se siente muy bien, en libertad total. Por estas razones decimos que la expresión ya citada se refiere a la gran libertad en que estaría viviendo esa gran nación al momento de la gran masacre, y que seria una nación muy democrática, de mucha libertad, tanto que incluso talvez hasta le hagan una estatua representando la libertad.

6to. “Los bueyes y los burros que trabajan la tierra comerán el mejor forraje, aventado con bieldo y horquilla”.

-Observamos con claridad que hasta la clase trabajadora gozara de grandes privilegios en aquella gran nación, si tomamos en cuenta las palabras burros y bueyes que son símbolo indudable del trabajo, y quizás por esto emigrarían de diversos países del mundo para trabajar en aquella gran nación.

7mo. “En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres”.

-Aquí se esta refiriendo claramente a un acontecimiento importante, que podría ser el de la ciudad de los rascacielos.

8vo. “Habrá arroyos y corrientes de aguas en toda montaña alta y en toda colina elevada”.

-Estos dos términos el montaña alta y colina elevada, se podría estar refiriendo a los grandes edificios o las grandes torres de la ciudad de New York, que en si son montañas artificiales, construida por el hombre. Pero en la primera expresión de que habrá arroyos y corrientes de aguas les daremos repuesta con la comparación de Apocalipsis capitulo 17, verso 15, que dice: “Me dijo también: las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas”.

Se podría estar refiriendo también a pueblos, muchedumbres que fueron evacuado de toda montaña alta o mejor dicho de todos los edificio elevado ese día en la ciudad de NY, entonces la corrientes de aguas representa a la muchedumbres corriendo desesperada así como corren las corriente de aguas, además acuérdense que en NY, hay una concentración de pueblos, y naciones de todas lenguas.

Según toda estas descripciones, sin duda alguna el país o la nación donde existirían estas torres es la nación de los estados unidos de América, y en su ciudad mas prospera, y de mayor libertad, donde este la estatua a la libertad, la ciudad de New York.

Entonces si todo esto es cierto como tal lo creemos, esta profecía se acaba de cumplir el pasado 11 de septiembre del 2001, cuando fueron derribadas las torres gemelas en la ciudad de New York, y que hubo una gran masacre tal como lo registra la Biblia, donde hubo un gran numero de muertos de diversas naciones, razas y lenguas.


Continua Cap. IV

Texto agregado el 14-09-2009, y leído por 401 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]