La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / EL ASOLEADERO

 Imprimir  Recomendar
  [C:432331]

Fui conociendo gente por las consulta, por los vecinos y en la noche, tomando el café, platicaba con la familia de Doña Licha. Otras, iba sin rumbo por calles empedradas, así. Llegué por casualidad a casa del comisariado de tierras, que no se veía enfadado.
–Buenas tardes señor comisariado.
–Buenas tardes médico, ¿Qué lo trae por acá?
–Ando conociendo el pueblo. Veo que está haciendo un piso.
–No pude terminarlo. ¡Mujer! Tráete dos pocillos de café.
En una brevedad estaba sentado tomando café y escuchándolo.
– Explíqueme, usted que ha estudiado mucho, cómo le hago para entender a los indios. Mire. Me urge hacer el asoleadero, porque ya viene la cosecha de café y para secarlo, hay que extender la semilla bajo el sol. Necesito el piso con urgencia y le dije a J , que le prestaba mis mulas para que fuera al río y trajese arena. Eso fue a mediodía y cerca de las cuatro había descargado. "Anda J , ve por otro viaje" y dijo que no. "J, es más dinero para ti, te lo pagaré como si fuera un día de trabajo. Necesito la arena para terminar el piso" ,
—contestó.
Explíqueme Médico, usted debe de saber.

Al comisariado no le faltaba razón, la desesperación no era por un día, sino que su suegra, reumática, le había dicho por la mañana que el tiempo cambiaría. En este lugar, que mira a la montaña, cuando el agua llega, luego no quiere irse, se detiene por ratos, pero después persevera y así se está y, eso equivale a más de diez días. La frutilla de los cafetales no tardarían en madurar y luego, llegarían los cortadores y, la máquina despulpadora empezaría su trabajo. La semilla pide sol, y ya en el asoleadero se mueve, se remueve, se palea para que deshidrate parejo y la almendra no se manche. El café queda en pergamino. De no tener donde asolear el grano, hay que arrendar y eso es igual a perder dinero.

De llover, los caminos quedarían intransitables y la arena no podría ser trasladada del río hasta su casa. Esa era la urgencia. Nadie se estaba muriendo, pero no poseer el asoleadero conllevaba a perder dinero. ¿Cuánto? no sé, pero seguro, que alcanzaría para pagar muchos jornales.

Tal vez J tenía cosas importantes que hacer, como fornicar con su mujer, o platicar con su compadre con algo de aguardiente para sazonar la palabra. Al menos ya había sacado lo suficiente para que los hijos comieran tortilla, frijoles y chile. Y pudo haberse preguntado ¿con otro viaje me haré rico?

Texto agregado el 21-11-2009, y leído por 235 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2009-11-22 20:10:36 Espectacular como nos metes en otras culturas sientiendolas en nuestra piel. Con un estilo muy tuyo, muy poético y musical. Me gusto mucho. flop
2009-11-21 04:48:18 HAHAHAHAHAHA NO APRE DE DECIR MIERDA CUANDOOOO VIII LO EXTENSO DE TU BIBLIOTECA, TE ASEGURO QUE PUBLICAS DIRIAMENTE 5 CUENTOS AL DIA , PARA DECIR QUE ERES UN ESCRITOR DESTACADO HAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA NI PAUL COHELO HARIA ALGO ASI HAHAHA EL-CUBO
2009-11-21 03:38:17 Que hermoso escrito, para leer y releer, mis****** nanajua
2009-11-21 03:05:21 Como siempre veo más que leer tus letras. Da que pensar.¡¡¡Muy hermosooooooo!!!******** almalen2005
2009-11-21 01:49:25 Muy bueno Sendero, es verdad que las prioridades de unos no son las de los otros. Es un placer leerte de nuevo, me gustò la reflexiòn que me vino luego de leer tu escrito, buen trabajo... tigrilla
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]