La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ZORIN / EL TESORO OCULTO EN HUAURA

 Imprimir  Recomendar
  [C:480339]

EL TESORO OCULTO EN HUAURA

En las cercanías del convento de la concepción desde donde aromatiza todo el sector un acendrado olor de santidad, atemperado con suaves fragancias de mixturas monjiles, soporta su asmática ancianidad la casa Márquez, un caserón vetusto, solar engolado cuyo frontón partido blasona con sus aires de grandeza; la nobiliaria mansión venida amenos ofrenda las canastillas de celosías moriscas de sus balcones de cajón y su enorme portón que al cerrarse gime sobre sus goznes, con su gregoriano canto rechinante, tiene un zaguán uncioso que al decir de las beatas todavía penan, entre ruido de cadenas, animas olvidadas que recogen sobre las baldosas sus pasos en las noches, salen a contemplar los sitios en que tras los fuegos fatuos se esconden dentro de tinajas contantes onzas de oro.

Del artesonado pende un farol que espía a través de las rejas lanceoladas, el oleo colorista del patio de ladrillos pasteleros, flanqueando el salón principal una puerta nos conduce al traspatio, que es un retablo de limeñidades, donde en el limbo de las noches sombrías, bajo la complicidad de unos focos que dan una luz muy tenue, que impone silencio, se cuentan leyendas de almas condenadas y de decapitados, que pasan en procesión de pesadilla, llevando entre las manos sus exangües cabezas cercenadas, en la ventana de reja de esa casa en donde el encanto de la Lima que se va salmodia a bien morir, conocí a don Gabriel Márquez, un anciano solitario de tez blanca, descendiente de los conquistadores, lo visitaba algunas veces y poco a poco nos hicimos amigos, un domingo llegue a su puerta con un pisco de Pacaran, empezó a contarme sus experiencias y sufrimientos, las profundas arrugas de su frente se hicieron mas pronunciadas conforme consumíamos la botella de aguardiente, me dijo que toda su gran fortuna lo dilapido su padre don Rosendo Márquez y su amigo y socio Hans checches, en el año 1921 consiguieron se les permitiera la búsqueda del gran tesoro Español, por cuenta y riesgo de los solicitantes y procedieron a verificar los trabajos de exploración, para descubrir las galerías subterráneas y el tan codiciado tesoro, pero los trabajos avanzaban lentos, recién el año 1932 descubrieron una parte de las galerías subterráneas en la hacienda “el ingenio” con 2 ramales completamente obstruidos, se desmonto una bóveda de grandes dimensiones dentro de la zona denominada “ el campanario” pero solo encontraron un brazalete y un anillo de piedras preciosas, supuestamente caído a los portadores ¿le dije don Gabriel de que tesoro esta hablando? Cierto de que tesoro hablo, me miro y dijo Manuel tu eres bastante ambicioso y este tesoro espera a su dueño, quizás seas tu el elegido, esto causo la ruina de mi familia y nunca lo pudieron encontrar, pero ya estoy cerca del fin de esta existencia y tu eres el único amigo que me queda, todo lo he vivido y consumido hasta las heces, te contare esta historia lo tengo grabado a fuego en mi memoria.

El virreinato languidecía amenazado por el ejercito libertador que comandaba el general José de san Martin, la escuadra de Lord Cochrane se encontraba estacionado en la bahía de Paracas desde el 7 de setiembre de 1820 y amenazaba bloquear el puerto del Callao, las fuerzas del general Arenales habían librado una batalla en el centro del Perú con las fuerzas realistas, que fueron derrotadas en toda línea por la división enviada por el general san Martin y tomaron posesión del este de Lima, esto aumento los temores del virrey y los realistas que justificaban el pánico de los Españoles ricos que no tenían limites, pues se veían cada día amenazados por el ejercito libertador, en estas circunstancias el virrey dio la orden para que se reunieran todos los tesoros privados de Españoles enriquecidos en el Perú para ser enviados a España, conjuntamente con los tesoros de la corona y la iglesia, acatando la orden del virrey los Españoles y extranjeros que también se sumaron residentes en Lima y sus alrededores vaciaron sus arcas en las cajas de seguridad de la aduana del virreinato, era un tesoro en cantidad, variedad y riqueza varias veces superior al rescate de Atahualpa, cientos de millones de oro, objetos de plata y rica pedrería, tesoro reunido durante todo el dominio colonial y ocultos en el Perú de la codicia de la corona.

El virrey don Joaquín de la Pezuela, entonces para mayor seguridad dispuso que este gran tesoro de las mil y una noche fuera enviado al pueblo de Huaura, para ser depositado en la casa de la aduana del virreinato que funcionaba en la finca del duque de san Carlos, allí se reunieron todos los caudales, inventariándose escrupulosamente y guardándose dentro de una bóveda subterránea, que formaba parte de una enorme galería a fin de ponerlo a buen recaudo del ejercito de san Martin, para desde allí poderlo embarcar hacia España cuando llegara el barco solicitado de antemano a la península, pero debido a las dificultades internacionales y los reveses sufridos en la batalla de Trafalgar, estando además bloqueado el océano pacifico por la flota libertaria, que comando primero el almirante Blanco Encalada y luego por Lord Cochrane que domino a la escuadra Española desde Valdivia hasta Paita, esta contingencia decidió al virrey que todo fuera guardado en una bóveda subterránea hasta que oportunamente fuera conducido con todo sigilo por la galería secreta que partiendo de la casa del duque de san Carlos por un ramal llega hasta el cerro "centinela" frente a la caleta de san Juan de Vegueta, desde donde se pudiera embarcar sin que sospecharan los del ejercito libertador, pero no contaba el representante de su majestad el Rey, el desembarco intempestivo en Huaura del general san Martin el 9 de noviembre de 1820 con todo el grueso de su ejercito, aterrados los Españoles por el temor de que el cuantioso tesoro cayera en manos del libertador, esta fortuna amasada durante siglos, decidieron entonces antes que el ejercito patriota se ubicara cabalmente en la ribera contraria del rio Huaura, en ese hermoso y exuberante valle cambiarlo de lugar.

Pero ya el alto mando se reunía en el cuartel general de Aznapuquio, donde ya se encontraba Canterac, Valdés, Valle Umbrosio, García, Camba, Seoane, Leriga, Agustín, Ortemin, Tur, Rodil, Narváez, los que manifestaron que la convocatoria tenia por objeto tomar acuerdos radicales que salvaran al Rey de España y al ejercito realista de la ruina a la que los condujera el virrey Pezuela, discutido el asunto se aprobó enviar un manifiesto ultimátum al virrey, instándolo a entregar el gobierno a otra persona que seria el excelentísimo señor don José de la Serna.

El virrey Pezuela ante la presión y el temor que le infundían sus propios lugartenientes de Aznapuquio, cedió al ultimátum que fue llevado por el coronel Antonio Seoane y abdico el poder a favor de la Serna; mientras tanto en Lima seguían las represalias de los realistas contra los patriotas declarados, sufrían abusos sin cuento, tropelías mil a fin de atemorizarlos y contener el desbande creciente que se operaba a diario, soldados y oficiales se pasaban en masa a las tropas libertadoras, los campos de los alrededores de Lima estaban abandonados, la labranza paralizada, los negros esclavos dispersos, el hambre y la pobreza se ensañaba entre los mestizos y el pueblo, el descontento de las tropas realistas era palpable, en menos de 4 meses por la mala política del virrey Pezuela se había perdido 400 hombres en Ica y Palpa, 480 en Izcuchaca, Jauja y Tarma, 200 mineros armados en Cerro de Pasco, 200 del general O Really, 600 del "Numancia" inquietados por José de la Riva Agüero, 500 del " victoria", 250 del escuadrón "Carabayllo", 200 en Trujillo, 1500 en Guayaquil, media división de Ricaford, la perdida de la fragata "esmeralda" tomada por el almirante Lord Cochrane en la bahía del Callao en la noche del 3 de noviembre de 1820, con provisiones para 3 meses y pertrechos de guerra para 2 años, incluso el almirante, la oficialidad y 200 hombres prisioneros; en duelo aparte 150 tripulantes perdidos entre muertos y heridos durante el ataque y perdida de la goleta "Aránzazu", luego siguió la caída de las provincias de Canta, Chancay, Yauyos, Huarochirí, Tarma, Trujillo y Guayaquil y algo peor aun la perdida de la influencia moral que debe tener todo jefe para ser obedecido, junto con dicha influencia el prestigio y la estimación, el desastre de Cerro de Pasco tuvo origen en la falta de refuerzos por la deserción del "Numancia" y la carencia de medidas precautorias, se perdió Trujillo y Guayaquil por la mala elección de los gobernadores.

El virrey Pezuela estaba pues completamente desprestigiado a ojos de todos los realistas civiles y militares, este virrey era tan parlanchín que todo lo contaba, todo lo anunciaba de antemano y de allí que los mejores planes del estado mayor eran conocidos a diario en el cuartel general de Huaura, pues los supuestos mas fieles amigos de palacio eran los mas connotados espías de San Martin, en vista de todos estos fracasos y desastres se le pidió entregar el poder; al asumir el gobierno la Serna, el alto mando decide trasladar el tesoro rápidamente entre el ramal de la galería subterránea que llegaba a la capilla de la hacienda " el ingenio" donde residía en aquella época don Manuel del Villar, contador de las arcas reales del virreinato y casado con la duquesa de monteblanco propietaria de dicha hacienda, desde allí distribuyen el caudal en 3 partes dentro del intrincado ramal que partía de la casa del duque de san Carlos y continuaba hasta llegar a la capilla ya mencionada, esta galería alcanzaba una dimensión de 2 kilómetros, después de ocultar el tesoro, levantar los derroteros en un croquis, firmar el acta respectiva y dejar las señales convenidas de antemano y ordenadas por el propio Manuel del Villar en persona, se procedió a obstruir las entradas de acceso, borrar toda huella que denunciara bifurcando la dirección en otros sentidos a fin de confundir y despistar en caso necesario a audaces invasores, luego los portadores y cargadores entre indios y negros, los soldados que hacían guardia y 2 oficiales vieron aparecer gente armada que los asesino y sepulto para borrar y desaparecer toda posible fuga de información.

Según los relatos de mi padre existen 2 versiones sobre la ubicación de este fabuloso tesoro, unos dicen que la galería cuenta con muchos ramales, uno va hacia el rio Huaura, otro se dirige al cerro "el Carmen", otro que va a morir bajo la capilla del hospital, esta capilla conservaba bellezas de otras épocas y que había pinturas de frescos en las paredes y en las covachas subterráneas lo que demuestra que sirvieron de escondite, donde depositaban sus tesoros los jesuitas, otro ramal que llega a la capilla de la hacienda "el milagro" pasando por la iglesia de los Franciscanos, aseguran que a mas de estos existen otros 2 ramales, uno que va a la hacienda "Vilcahuaura" y otro que llega a la hacienda "Caray" que se prolonga varias leguas de distancia y termina en la hacienda "Quipice".
La otra versión es aquella que asegura que estas galerías subterráneas que se encuentran dentro del perímetro de Huaura son solo 3, que estos forman un triangulo teniendo los puntos equidistantes uno en la casa del duque de san Carlos a la que pertenece el histórico balcón, que desde este punto parte una línea recta que va bajo la capilla de la hacienda " el ingenio" y que luego de 2 kilómetros corre una línea que pasando por el subsuelo de la iglesia de " san francisco" avanza hacia la costa y termina en el Cerro Centinela, que queda frente a la caleta de Vegueta, de este cerro parte otra línea que pasando bajo la iglesia de la plaza principal termina en el punto de partida o sea el subsuelo de la casa del duque de san Carlos.

Huaura fue pues desde el 9 de noviembre de 1820 el paraje obligado de don José de San Martin, no se sabe si el gran general tenia sospechas sobre este enorme y valioso tesoro oculto bajo el subsuelo; en Huaura se dieron cita todos los espíritus insurgentes y liberales que amaban su autonomía, el cuartel general del libertador fue ubicado en la hacienda "el ingenio" mientras que la casa del duque de san Carlos fue destinado para cuartel del regimiento, diariamente afluían nuevos simpatizantes, fue tanto el prestigio y la sugestión que traían las nuevas ideas libertarias que en un solo día el 8 de diciembre de 1820 según el testimonio del historiador español don Juan de Torrente se pasaron del ejercito realista al ejercito patriota, 38 oficiales y 1 cadete de la división acantonada en Aznapuquio; el general don José de san Martin y su ejercito con ingenio y audacia causo la caída del virrey don Joaquín de la Pezuela y la perdida del virreinato del Perú del dominio Español.



Texto agregado el 17-06-2011, y leído por 467 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]