La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jazbel / El hipo del sapito Jorge

 Imprimir  Recomendar
  [C:511087]

Por Jazbel Kamsky

EL HIPO DEL SAPITO JORGE

En un lugar muy pero muy lejano, muy cerca a la rivera de un río, se iniciaban los preparativos para celebrar una hermosa navidad en el bosque. Los animalitos del lugar adornaban un frondoso árbol de pino con campanitas, y bastones.

Jorge; un pequeño sapito verde con manchas blancas, mientras se disponía a dejar su carta a Papa Noel colgándola en una bota roja, cerca al árbol de navidad, de pronto tuvo un espantoso hipo.

–No te preocupes. Le dijo su amigo Diego; el León, y saltando sobre Jorge le lanzó un fuerte rugido, con la esperanza que con el susto termine su hipo, pero el hipo de Jorge continuó y con mayor severidad.

Su amiga la mona de cola rosada Kati, se acercó al pobre de Jorge y con su mano de mona le tapo los dos orificios de su nariz, el sapito de pronto cambio de color, se puso azul, le faltaba aire para respirar, y se desvaneció. Al recuperarse, noto que el hipo aún continuaba.

La lora María, mientras colgaba una brillante estrella en la copa del árbol, le aconsejo: --Jorge, si tomas un poco de agua del río; el hipo desaparecerá. Jorge obediente fue brincando a la orilla de un riachuelo, y tomó un pequeño sorbo, al ver que continuaba con hipo, se tomó tanta agua que el río se secó. El pobre Jorge seguía con hipo, y con una barriga tan grande como una pelota de playa.

La mona Kati enojada con Jorge le dijo: --Y ahora como voy a preparar el chocolate caliente si no tenemos agua. Entonces, muy triste por ser el causante de una navidad sin chocolate, el pequeño sapito de manchas blancas se puso a llorar, lloró tanto que se inundó el lugar. Todos los amigos de Jorge se subieron al árbol de navidad para no mojarse.

En el centro del charco, el sapito triste no dejaba de llorar, hasta que una pequeña hormiga empuñando un diminuto bigote de gato, pasó remando sobre una hoja verde oscura en forma de trébol cerca de él, al acercarse le dijo: --la navidad, mi querido amigo verde no es para estar triste. Y usando el bigote de gato, le hizo cosquillas en la nariz, el triste sapito lanzó un estruendoso estornudo, y pronto notó que el fastidioso hipo había terminado.

La valiente hormiguita con la fuerza del estornudo salió volando y se estrelló en la cola de María la Lora, por suerte no se hizo ningún daño. Después de ese momento inolvidable, todos los animalitos amigos de Jorge, se bajaron de las ramas del árbol; sin temor de mojarse y formando una divertida ronda, se pusieron a bailar y a cantar villancicos de navidad, en espera de la noche buena…

FIN

Texto agregado el 22-11-2012, y leído por 305 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-11-22 06:14:16 Que tierno y lindo cuento. ME ENCANTO. no hay muchos de estos, lo disfrute mucho, gracias por compartir. un abrazo!!!!! 5 aullidos felices yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]