La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Luz para el camino parte 1

 Imprimir  Recomendar
  [C:515628]

Luz para el camino parte 1

Decidí hacer mis maletas y me fui. En la carretera me pasó algo muy raro. Por primera vez me puse a pensar ¿Cuál de los dos caminos? Si, fue ese. Valle Córdoba. Y hermoso lugar con una playa local. Un hermoso mercado, calles pintorescas.

Me llamo Sandy, tengo 37 años. Soltera y sin hijos. Llegué a este pueblo hace algunos años huyendo de lo que es parte de mí y me duele que sea así.

Soy acupunturista, la acupuntura es una técnica de medicina tradicional china. Cuando llegué a Valle Córdoba renté un local y me hice de mis clientes que por cierto son fieles. Bueno es que soy la única que da ese servicio. La gente sale complacida de la consulta.

En ese mismo pueblo conocí a Duncan un hombre muy caballeroso, Muy lindo salimos como amigos un par de veces y después empezamos una relación formal.

Fueron meses de buena relación. Salimos en la noche a dar un paseo cuando dijo “cásate conmigo” en ese momento como si la espuma se terminara si le echas agua. Se corta. Mi respuesta fue NO. Me dijo que necesitaba una terapia para librar mi trauma con el problema que tengo hacia la intimidad y el compromiso.

¿Loca yo? ¡Para nada! o ¿ sí? Creo que sí. Hice una cita con una doctora a las afueras del pueblo. La doctora Isaura tiene muchos años el pueblo y es conocida por dar siempre buenos consejos. No tenía el gusto de conocerla. El lunes a primera hora me presenté en el lugar para la cita.

La secretaria me llamó, cuando entré pude ver una oficina bastante elegante en color café. Todo lo contrario a mi consultorio que es color blanco.

La psicóloga entró y me dijo que me recostara en un sillón color café claro, forrado de piel. Se escuchó como el sillón se iba acomodando a mi cuerpo. La doctora empezó con lo que temía que empezara. Mi vida.

-y bien ¿vives sola? – dice la doctora para romper el hielo entre ella y yo.
-sí- Le respondo. Como si no tuviera un vocabulario extenso. La doctora levantó su ceja. Fue cuando seguí con mi respuesta – bueno, vivir sola, así lo que se llama sola, pues no. Vivo con mi perrito camilo.
-¿te has casado? – pregunta la doctora.
-¿yo? – respondo en un tono burlón.
-¿comprometida?
-no – le respondo seria.
-¿has vivido con un hombre? - De nuevo pregunta la doctora.
-no - Cada una de sus preguntan eran una descarga de malos pensamientos para mí.
-¿me puedes decir por qué no ha pasado nada?
-¿cómo? Perdón pero pensé que usted me diría los motivos.

Miré a la doctora. Tiene una carita muy noble, de ceja un tanto gruesa, un prendedor en el pelo con una hermosa flor en color rosa, que le sostenía un mechón de su pelo teñido en color café claro. Una linda blusa en color negro con bolitas blancas, con una falda en color hueso que era arriba del ombligo y llegaba debajo de las rodillas con un cinturón en color blanco con una bata de doctor con una pluma marca Parker en el bolsillo del lado derecho. En sus manos se podía ver unas uñas cortas con un esmalte en color rosa de palo. Unas zapatillas en color hueso. Con un moñito del lado derecho. Lo que más me llamó la atención es que la doctora llevaba una joya enorme de compromiso. ¿Que sabrá ella de estar soltera a mi edad?

-¿por qué estás aquí? – pregunta la doctora para que regrese del viaje de ideas que tuve.
-las mujeres que se enamoran y ven al hombre que las conquistó sienten mariposas en la pansa.
-puede ser – dice la doctora convencida.
-creo que mis mariposas se murieron. – la doctora hace una expresión de no entender. – doctora. Ya no siento nada, los hombres se enamoran de mí, pero cuando empiezan a amarme se va el encanto. Es como si me hubieran sacado el corazón. Me gustaría saber por qué me pasa esto.
-bien. Háblame de la relación con tu padre – esa pregunta es como si a un presidente le dijeran al final de su mandato ¿Por qué no cumplió? Para mí era una bomba de tiempo. Me daba en donde más me duele.
-¿normal? ¿Supongo? – le contesto con una pregunta
-¿supones? – dice la guapa doctora
-pues sí. Él nos mantenía, a pesar de todo era muestro papá.
-¿o sea que solo era tu papá por que los mantenía? – pregunta la doctora. Realmente no sé a dónde quiere llegar ella. - ¿quieres a tu padre?
-¡claro que lo quiero! – exclame. Nunca nos abandonó.
-me dijiste algo que me llamó la atención y quiero que me cuentes.
-¿que dije? – dije asustada.
-dijiste que tu papá los mantenía a pesar de todo. Que es ese a pesar de todo.

“Mi papá estaba sentado en la mesa listo para desayunar y nunca puso un plato y mucho menos una servilleta. Mi mamá era la que ponía la mesa. Mi hermana siempre se levantaba tarde. Mi madre lloraba en la mesa decía que no tenía dinero para pagar unas deudas. Fue en ese momento cuando me enteré.
“Mi mamá trabajaba en una empresa, su jefa le tenía plena confianza que le dejaba los cheques firmados y mi mamá le ponía la cantidad que correspondía. Ella armaba las despensas para los trabajadores. Le daban vales, ganaba más de 20 mil pesos. Era una joya la vida que tenía. Era feliz. Salía con sus amigos a tomar el café siempre la pasó muy bien. Hasta que llegó su cruz. Mi papá. Mi mamá es titulada pero mi papá no. Se conocieron en el trabajo, empezaron a salir y se hicieron novios. Mi mamá era la que pagaba las salidas. A ella le gustaba ir a lugares familiares, ir a obras de teatro a buenos lugares para ir a comer. Mi mama vestía como toda una buena ejecutiva y Ernesto mi papá siempre vistió con camisas de cuadros, pantalones vaqueros y botas.

Poco a poco mi papá separó a Adela mi mamá, de sus amistades, familia, trabajo y libertad. Mis padres se conocieron cuando ella tenía 18 y el 28. Eran 10 años de diferencia. Se casaron y mi mamá fue moneda de cambio. Durante los primeros tres años de casada mi mamá todavía trabajaba. Ella pensaba que mi papá con el tiempo cambiaria. Pero no fue así. Llegue a las vidas de mis padres. Y fue entonces cuando la historia cambió. Mi papá siempre le tuvo celos profesionales a ella porque el ganaba solo 700 pesos a la quincena, comparado con los 20 mil pesos que ganaba. Era mucha la diferencia. Cuando nací, ni mi papá ni mis abuelos ni paternos ni maternos estuvieron en el parto. Mi madre estuvo sola. Al día siguiente dieron de alta a mi mamá, literal mi padre le dijo a ella que hiciera de comer porque mis abuelos paternos iban a ir a casa. Y con dolores de parto ella hizo de comer. Mi papá no dejó que mi abuela materna fuera a casa para poder ayudarla. Después de la lactancia y los cuidados necesarios mi mamá iba a regresar a trabajar pero mi papá se lo prohibió. Por manipulación de el, ella se salió de trabajar. La jefa de mi madre fue a ver a mi papá para decirle que ella el conseguiría una buena guardería. Un chofer para que mi mamá se pudiera mover con facilidad. Le ofrecía un mayor sueldo, pero que la jefa no podía perder un buen elemento como lo era mi mamá. Y padre dijo NO.

Permitió que mi mamá dejara sus sueños profesionales de lado. Por la envidia. Los celos. Porque mi mamá sé que nunca hubiera necesitado de ningún hombre. Más bien es el, El que necesita de ella para sobrevivir. Se convirtió en una esclava. Lavar, planchar, hacer de comer, barrer, trapear. Fue la criada de mi papá. Más no su esposa, la madre de sus hijas, la mujer con la que compartiría todo.

Un día saliendo de la escuela me pregunté que si en realidad nosotros eremos la familia perfecta que todos pensaban que éramos. Y no. Mis padres se insultaban, humillaban enfrente de mi hermana y yo. Nos demostraron que vivir en pareja es un asco. O por lo menos es lo que yo pienso. “

-¿Sandy? ¿Sandy? ¿Has oído mi pregunta?
-¿qué? ¡Cuál!. no. No escuche – dije alterada.
-cuanto tiempo llevan juntos tus padres.
-…..hice una larga pausa – 36 años – le dije.
-¡valla! Es mucho tiempo.
-creo que sí. - dije.

Continuara…


Texto agregado el 29-01-2013, y leído por 111 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2013-04-25 00:56:34 Me atrapaste, voy a la 2ª parte Carmen-Valdes
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]