La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Arenyndriel / Escape en una estrella fugaz

 Imprimir  Recomendar
  [C:526002]

Mr. Robinson se detuvo y observó las estrellas. Aunque el pueblo parecía lejano, él sabía que aún no había salido del lugar y que si no escapaba rápidamente, lo encontrarían y someterían a crueles castigos. Desde hacía tiempo que había trabajado como un esclavo para la gente del pueblo y ahora, que había logrado salirse del gallinero donde comía y dormía, se sentía liberado. De pronto recordó a su padre, a su madre, a su hermana, a sus parientes que lo apoyaban en todo; recordó su vida antes de entrar al sitio del que ahora huía.
Mr. Robinson observó sus rudas y maltratadas manos y recordó que su piel antes era blanca y que sus ojos verdes parecían brillar de tanta alegría que experimentaba. Ahora su piel estaba morena debido a las faenas en el campo y sus ojos perdieron el brillo gracias a la maldad del poblado. Volvió a mirar las estrellas y rememoró tantas cosas que comenzó a llorar. No podía contra el remordimiento de haber abandonado su hogar por buscar riquezas materiales, cuando de antemano sabía que lo tenía todo en su casa. Ahora, más que nada, deseaba volver, lo deseaba más que ninguna otra cosa en el mundo.
Atisbó una estrella fugaz y recordó que habría lluvia de estrellas esa noche. No había visto en años, cuando era un niño, y en ese entonces pedía a las estrellas deseos de cualquier tipo. Sí, ¿por qué no? ¿por qué no pedir un deseo? Sí, eso haría, lo haría en ese preciso momento. Cayó una estrella y pidió regresar a su casa y no volver a saber del pueblo donde fue severamente maltratado.
Al día siguiente, Mr. Robinson se hallaba descansando en su casa de campo rodeado de sus seres queridos. Ya no había nada que temer y era libre como los pájaros silvestres. Pudo haber pensado que escapó gracias a su velocidad y astucia, pero él prefiere creer que una estrella fugaz lo transportó hasta donde estaba su casa. La estrella a la que le pidió su deseo lo iluminó y cumplió con lo que le habían solicitado: guiar a un hombre a su hogar.
Mr. Robinson ahora ve las estrellas y sonríe como nunca lo había hecho.

Texto agregado el 23-07-2013, y leído por 213 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2013-12-25 18:59:24 A veces es lo que creemos y no lo que hacemos o cómo lo hacemos lo importante. Me recordó un atisbo de la película BigFish, en la que el médico le preguntaba al hijo del protagonista qué era lo que prefería, las historias de su padre o la aburrida y triste realidad... ikalinen
2013-08-27 21:32:21 Por supuesto que huyo en la estrella, quien diga lo contrario... miente. Que bella historia, plena de sentido. Cinco aullidos fugaces yar
2013-08-15 22:21:20 Me recuerda al tercer deseo de aladino... bella historia, hay veces que no queda otra que seguir tu estrella, pero con tantas luces en el cielo...aff. stracciatella
2013-08-15 21:47:53 No existe nada más importante que la familia,puedes buscar cumplir tus sueños y en el proceso batallar,llorar,sudar,enojarte y hasta por momentos desistir,pero con el apoyo de tú familia todo esto se aligera,en cambio,en un "pueblo desconocido"con gente desconocida,sólo una estrella podrá salvarte,devolviendote a tú hogar..!! me gusto mucho.!!10 christianPriArri
2013-08-13 14:22:47 Libre como los pájaros silvestres está muy cercano a la muerte del ego. Me gustó. ALBAdelROCIO1982
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]