La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Carmen-Valdes / No Tengas Miedo (Cap. seis)

 Imprimir  Recomendar
  [C:536698]

No Tengas Miedo (Cap. seis)

Morelli había viajado mucho en busca de su destino, estaba cansado, le quedaba poco tiempo, el último contrato lo había hecho hace ciento cincuenta años y a pesar de que tuvo éxito, había perdido lo mas importante, lo que lo hacía exitoso, lo que lo mantenía humano, malditas pestes, venía siguiendo una pista hace mucho y necesitaba terminar pronto o tendría que volver y no quería. Había llegado a al fin del mundo como último recurso, demasiado vagar, casi un siglo buscando, hasta que por casualidad en una vendimia de un pequeño pueblo al sur de la capital, se dio de narices con ello.

Cuando vio los racimos y las botellas quiso saltar de alegría, pero no lo hizo, aceptó la degustación que le ofrecían y sonrió en silencio, el sabía lo que le faltaba a ese vino, el ingrediente especial: su sangre. En la semana contactó a los dueños, les hizo una oferta que no pudieron rechazar.

Solo le faltaba ahora encontrar la persona indicada, esa que debía tomar su lugar para que el pudiera por fin ser libre por lo menos por otro siglo. Caminó lentamente por una de las calles principales de santiago y tratando de pensar que estrategia debía usar. Sin saber por que comenzó a escuchar la conversación de una mujer que caminaba delante, seguramente hablaba con una amiga por teléfono a través del manos libres, -“si amiga, hice una locurita, mi hija me ayudó a subir el perfil” … Hmm..., no… se llama amor en línea, … si subí una foto, no sé … a lo mejor … ja ja ja, no bueno tu sabes lo sola que estoy … no amiga se pone un seudónimo … libraxl, si lo del xl por molestar, haber si bajo un poco de peso, ya amiga voy a subir al metro, un beso cuídate …”

Morelli se adelanto para mirar a la mujer, le pareció sencilla, se subió al metro con ella y la observó un rato sin que ella se diera cuenta, sacó su agenda y anotó los datos que había captado. Conoció a Amanda dos semanas después, no supo que lo llevo a hacerlo, pero vivir en este mundo le había enseñado a seguir su instinto, se cambió el nombre, sin embargo no la apuró (y podía hacerlo, solo un par de copas…) el tenía cosas que hacer, buscaba a alguien, Amanda era solo alguien con quien hablar, además ella estaba temerosa de salir con un desconocido, pero a través del Chat se dio cuenta que había alguien en su vida que a el le interesaba, no podría haber sido mas caída del infierno, ella trabajaba para una empresa vitivinícola, su mejor amigo era uno de los dueños, demasiado perfecto sin lugar a dudas, sin embargo y a pesar de ir en contra de sus objetivos, le gustó estar con ella, aunque era algo insegura, ella tenía una fuerza interior que le hizo sentir vivo, vivo aún mas que cuando realmente lo estuvo.

La empresa donde trabajaba Amanda tenía dos herederos naturales, pero solo uno manejaba la empresa, y era perfecto para sus planes: intolerante, desdeñoso, altanero, egoísta, odiado y principalmente muy solo. Sonrió y pensó en la ingenua de Amanda, le había dado todos los datos que el necesitaba, contactos, intereses, amistades, ahora solo había que cerrar el círculo, tenía al hombre y era cuestión de tiempo para que el firmara el “contrato”.

Texto agregado el 04-02-2014, y leído por 142 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2014-03-28 20:11:07 Interesante. Cinco aullidos yar
2014-03-03 03:06:59 Opino lo mismo que v Victoria.... pithusa
2014-02-08 03:50:54 Lo que me tiene un poco asombrada es el tiempo,es demasiado para un ser humano***** Victoria 6236013
2014-02-07 02:15:18 La trama se va armando. biyu
2014-02-06 01:27:02 seguimos... sendero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]