La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Sheisan / Vigilia

 Imprimir  Recomendar
  [C:550458]

Sentí un fuerte impacto e inconscientemente estiré mi brazo para amortiguar tu golpe, luego el latigazo de mi cabeza contra el respaldo del asiento y desde el manubrio reventó con fuerza la bolsa de protección que me aprisionó. Sentí el giro del coche, fueron segundos interminables entre los cuales, para calmar tus gritos, susurré; tranquila hija, tranquila hija, tranquila. No sé si alcanzaste a escucharme.

Hoy te susurro en el hospital, te visito a diario. Beso tu frente, tus parpados y te cuento mil historias. Las enfermeras fingen que me ignoran. Seguro comprenden mi dolor y me dejan quedar la noche entera. Prácticamente vivo junto a tu cama.

Esta tarde fue distinta; como siempre llegué al hospital, pero no estabas. Volví a casa y escuché tu voz desde el dormitorio que entre sollozos me decía: "mamá, mamá, estoy bien, por favor descansa, ya no me visites, déjame vivir en paz". Entonces, lentamente, comencé a hundirme en la tierra.


M.D

Texto agregado el 30-12-2014, y leído por 399 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
2017-10-08 19:13:40 Hermoso. Gnomono
2016-04-07 12:08:42 Me encantó!!!***** macema
2016-01-31 23:12:28 Aterrador y conciso. 5× grilo
2015-04-21 16:58:50 Coincido con Vihima; se intuye de antemano el final, pero es tu forma peculiar de escribir esos finales lo que sustenta muchos de tus textos. Me agrada mucho tu estilo. koljaisek
2015-03-05 17:01:48 ¡¡Excelente!! avefenixazul
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]