La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / glori / Percepciones

 Imprimir  Recomendar
  [C:562055]

Dicen que la realidad depende de cómo la percibes, por lo tanto si deseas estar bien, lo esencial es que logres percibir según tu conveniencia. A algunas personas este mecanismo les resulta muy útil. Hay quienes dicen que solo se trata de negación o evasión.
Reconozco que es un asunto que me interesa, sobre todo porque desde hace unos meses no logro comprender muy bien cuál es mi realidad.

El concepto que durante años manejé con total convicción (La realidad es aquello que acontece de manera verdadera o cierta, en oposición a lo que pertenece al terreno de la fantasía, la imaginación o la ilusión) se derrumbó cuando sucedieron los hechos que me dispongo a narrar.

La primera vez que la vi estaba desesperado. El duelo por la muerte de mi esposa me había sumido en una terrible depresión. Necesitaba aliviar ese sufrimiento.
Comprendan; no es sencillo abordar algo así cuando no puedes rehacerte ni acomodarte a las circunstancias.
Quería escapar del dolor; sentía que mi cordura peligraba, ¿entienden?

Mucha gente asegura que el universo responde a los deseos. Eso pensé cuando vi aquella puerta. Pero también creí que si la atravesaba nunca más volvería a ser el mismo.

Decidí seguir mi intuición. Tal vez detrás de esa puerta encontraría el anhelado escape. La toqué con cierto temor; se notaba real. El picaporte estaba frío, y la madera era suave al tacto. A pesar de mi inquietud sentí la urgencia de abrirla.

La hice con mucha cautela, tomé una bocanada de aire, y entré. Enseguida noté que allí reinaba la calma que tanto ansiaba. Más tranquilo, caminé algunos pasos. El silencio y la paz que percibía me hacían sentir la reconfortante seguridad que experimenta un niño en brazos de su madre.
Pronto te sentirás mucho mejor, me dije.
Y así fue; era inmensamente feliz.

Pasó un año; volví a sentirme mal. Acababa de sufrir la pérdida de un trabajo que era fundamental para mí. Estaba por darme por vencido cuando abrí la puerta nuevamente. Así descubrí que yo era un brillante hombre de negocios.
Comencé a ver la realidad de manera diferente; por fin podía disfrutar como merecía.

Mi vida continuó en perfecta armonía durante un tiempo, hasta que de nuevo se vio alterada. Esta vez una extraña dolencia me sumió en la peor de las amarguras. Como se imaginarán, la puerta volvió a obrar milagros. Logré recuperar la salud que había perdido.

Sé que ustedes piensan que lo aquí narrado ha sido simplemente metafórico; algo tan simple como llamar "puerta" a superar los conflictos de la vida.
Eso me asusta, porque no estoy seguro de nada. He empezado a confundir realidad con fantasía. Trato de recurrir a mi intuición pero ya no alcanza para entender esta sensación de inseguridad asfixiante.

Ante estos síntomas me han sometido a varios exámenes. En este momento estoy esperando los resultados y eso genera en mí una preocupación desmedida.
Intento concentrarme en pensamientos positivos; no quiero atraer malas vibraciones. Es sabido que si uno cree que algo va mal, efectivamente, las cosas terminan mal. Tengo miedo. Hace calor aquí; la espera genera ansiedad y eso es insoportable. ¿Ustedes qué me aconsejan? Debería escapar; es la mejor opción.
Tal vez si me tranquilizo todo vuelva a la normalidad.
No quiero pasar por lo mismo de siempre. Mi incertidumbre es excesiva ¿verdad?
¿Qué dirá ese informe? Tal vez estoy loco ¿no creen?

La angustia es un estado que puede paralizar a una persona sensible como yo, y sé que solo hay una solución para eliminarla. ¿Quieren que les diga lo que pienso?
Creo que va a ocurrir de nuevo; en unos minutos tendré que atravesar la puerta. Otra vez.

Texto agregado el 07-11-2015, y leído por 170 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2016-02-14 23:07:12 Cada quien opina sobre aquello que puede ser la mentada puerta; para mí, sin duda alguna, es la droga; desde los psicotrópicos como la mota o la coca, hasta los antidepresivos. Todos ayudan y cambian la perspectiva del sujeto. Pato-Guacalas
2015-11-30 01:03:33 Wow glori, me encantó tu ensayo, posee gran profundidad y arte en la narrativa, solo aplausos para ti!! Un abrazo. gsap
2015-11-18 00:59:35 Cinco estrellas. De acuerdo con SOFIAMA. Soy existencialista, creo en el ahora, olvidar el pasado y no preocuparse mucho por el porvenir que es impredecible. Excelente ensayo. heraclitus
2015-11-07 20:38:01 Interesante temática que abordas en tu narración, la mente humana es un sorprendente laberinto. Me recordó una novela "El libro de las ilusiones" de Paul Auster, Saludos Kalidevi
2015-11-07 17:49:14 Coincido con la apreciaciones de nuestra amiga Sofiama. Excelente texto que nos hace pensar mucho. Felicitaciones. 5* dfabro
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]