La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / El arbolito y el viejito

 Imprimir  Recomendar
  [C:563780]

El arbolito y el viejito.

Era la temporada de los regalos, donde las visitas familiares eran algo común. Para Joaquín era una fecha muy triste, era ignorado tal y como lo era el arbolito de navidad de su casa.
Los nietos terminaban el semestre, el yerno trabajaba y la hija hacía las compras, el abuelo pasa como si nada, nadie le preguntaba de su tristeza de no tener a su bella esposa quien había fallecido hace más de 20 años.
Era 28 de noviembre y los adornos navideños estaban en el desván. Nadie se preocupaba por la navidad. Los muchachos tenían mucha tarea, Roberto trabajaba para que su familia tuviera lo necesario, y Margarita atendía la casa sin preocuparse de su papá. Ese día, Joaquín decidió el solo, sacar los adornos, se la pasó toda la mañana y parte de la tarde colgando los adornos y montando el árbol. Eran las 8 de la noche y todo estaba listo, Joaquín se sentía realmente cansado, guardó las cajas y se fue a dormir, nadie notó la ausencia del abuelo y mucho menos notaron que la casa estaba adornada.
Los días pasaron y las cosas estaban igual, eran días tristes para el abuelo, la pasaba solo, sin salir, sin ver televisión ni leer y casi no comía. El 24 de diciembre había llegado, los nietos habían terminado el semestre, y Roberto estaba de vacaciones, la cena estaba lista, todos sentados es la mesa:
-mamá, te quedó bien la casa, se ve muy colorida dijo Carlos uno de los hijos
-Yo no la arregle dijo Margarita ¿fuiste tú Antonio?
-¿yo? Para nada, no tengo tiempo para mí, menos para poner el árbol.
-yo menos, me la paso trabajando dijo Roberto
-¿entonces quien fue? preguntó margarita.
Durante la tarde, el abuelo Joaquín se la había pasado llorando en el pasillo donde estaba el árbol, sentado en una silla llorando junto al árbol, los dos estaban igual de abandonados.
-¿y el abuelo? preguntó Carlos
-tiene días que no lo veo responde Roberto.
De pronto se escuchó un llanto en la casa. Por primera vez habían visto el árbol con las luces pendidas, Margarita se levantó y fue a ver a su papá.
-¿papá? ¿Estás bien?
-vete. Quiero estar solo. responde el abuelito
-¡abuelo! Estamos cenando, ¡solo faltas tú!
-¡yo no le hago falta a nadie!
-¡pero que dice! Eso no es verdad expresa Roberto.
-pa´ ven a cenar con nosotros. Agradecemos la decoración de la casa. responde Margarita
Todos regresaron a la sala. La hora de abrir los regalos y todos eran para él. Roberto le regaló una boina muy parecida a la que Joaquín había perdido en las gradas del estadio al que habían ido a ver a Carlos que jugaba futbol. Carlos le dio una bufanda y una cartera, Antonio le dio una chamarra igual a la de él. Y margarita le dio un retrato de papá y su mamá.

En esta navidad, no olvides a tus viejos el regalo más grande que le puedes dar es amor y atención.

Texto agregado el 29-12-2015, y leído por 35 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2015-12-29 16:05:15 Muy buen consejo. Un beso y felicidades!! MujerDiosa
2015-12-29 05:28:33 Bello texto, mejor consejo karina. ¿Te fijaste que alguien ya te dejó la estrella para que corones la cima del arbol? -ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]