La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / hipsipila / Cuento dedicado sin dedicatoria

 Imprimir  Recomendar
  [C:576052]

Tenía cinco años y vivía con sus padres y una hermana en un poblachón del sur de veranos inclementes. La vivienda era una casa solariega de dos pisos con espaciosos balcones a la calle, cuajados de macetas, los más llamativos de la localidad.
El tórrido verano imponía silencio de sacristía a la hora de la siesta, una tradición incuestionable del lugar. El pequeño Manuel se resistía a dormir porque a esa hora nunca tenía sueño mas la férrea disciplina familiar la hacía obligatoria. Se acostaba en su alcoba, apagaba la luz y, cuando imaginaba que todos habían sucumbido al letargo de la siesta, abandonaba el lecho y se tumbaba entre los tiestos del balcón que daba a la plaza. Cerraba los ojos y geranios, corales, hortensias... se trocaban en exuberante vegetación de jungla: caobas, ceibas, choibás y lianas, por las que trepaba y saltaba huyendo de imaginarios perseguidores. Los monos, espectadores de excepción del aguerrido aventurero, coreaban con sus grititos las hazañas de nuestro héroe.
Pueblo, plaza, casa, familia, sopor de verano y siesta, todo se desvanecía y se transfiguraba en la febril imaginación del niño. Ponían el fin a sus ensoñaciones los pasos de su madre sobre la escalera para avisarlo de la hora de la merienda. Manuel abandonaba su guarida y se metía en la cama haciéndose el dormido.
De aquellas rebeliones infantiles a la siesta le nació al niño Manuel su vena de poeta, al abrigo de las macetas de su madre, las más bonitas del lugar.

Texto agregado el 11-02-2017, y leído por 141 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2017-02-13 16:54:57 Leí esta historia el día en que la subiste. No estaba seguro de haberla comprendido bién y no dejé comentario alguno. Supongo que sí dejé estrellitas, pero eso, lo comprobaré ahora. Hoy, lo leo de nuevo y mi punto de vista es más claro. Es una buena historia que, ojalá la entienda si te lee, aquel a quien no se la dedicas... pero sí.+++++ crazymouse
2017-02-12 15:02:35 Uffff!!! Poesía, creatividad y belleza. Excelente texto. Me encantó. Un besote, amiga. SOFIAMA
2017-02-12 04:29:15 No se por qué motivo, jamás pude dormir la siesta, quizá me perdi de algo bueno, Saludos. ome
2017-02-11 19:56:46 Si que me recordarte lo que nos costaba de niño dormir la siesta. Hora ideal para todo tipo de travesuras ****** grilo
2017-02-11 18:16:32 Claro que sí, surge en tales momentos. Un abrazo grandote. MujerDiosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]