La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / La historia de un cachorro abandonado

 Imprimir  Recomendar
  [C:576165]

Lo conocí en su peor momento. Es seguro que al nacer correteaba feliz, sin imaginar lo duro que sería vivir cuando todos te dan la espalda; cuando sólo recibes golpes y abusos de quienes, se supone, deben amarte y cuidarte...

Su nariz reseca, tan reseca como algunas zonas de su piel expuesta, eran clara señal de la crueldad humana y lo que es peor, de su posterior indiferencia. Ignoro cuánto tiempo vagó en ese estado, invisible para todos, hasta que lo encontré arrumbado y casi moribundo, junto a una pila de bolsas de basura.

Las primeras semanas fueron muy duras. Sus ojitos vidriosos, empañados de temor y desesperanza, no daban crédito a los cuidados que recibía. Cada noche, antes de terminar mi jornada, le susurraba palabras de aliento y amor, mientras acariciaba su pequeño y frágil cuerpecito. En un principio temblaba, pero al paso de los días comenzó a confiar en mi acercamiento. Yo pretendía, en un acto de magia y fe, traspasarle mi fuerza y vigor para que sobreviviera.

En el silencio de la noche, lo último que hacía, era pedir por su recuperación, por tener el privilegio y la oportunidad de brindarle una buena vida, darle, lo que todo ser vivo merece: Una existencia digna y segura.

Y ahí estaba mi bichito, unos días casi bien, otros días más bien mal; siempre al borde del abismo. Pero insistí con amor en mis cuidados y esmero. Sé que los perritos no hablan humano, pero si les hablas con dulzura te entornan los ojos e inclinan la cabeza, es su forma de decir "te entiendo". Creo que comprendió también mis lágrimas y que le pidiera perdón por pertenecer a una raza tan estúpida y egoísta...

"¡Vive mi bichito, sé fuerte! Pronto pasearemos por la calle y correremos en el parque mi dulzura..." El bichito me miró tiernamente, me despedí con un beso.

Esa noche -como tantas otras- tardé en conciliar el sueño. Me despertó temprano la alarma para darle su medicina, pero él... él ya había partido.




M.D

Texto agregado el 15-02-2017, y leído por 211 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
2017-02-18 05:57:59 No fué tarde, si vivió mucha tortura, murió cubierto de amor. "Más vale tarde que nunca". za-lac-fay33
2017-02-18 01:24:58 Excelente, muy bien narrado. Las hadas me pueden, las brujas navegan mucho más.***** Abrazo lagunita
2017-02-17 14:23:17 Yo creo en esta historia. Creo que es real, que tú, shei, la has vivido (gozado y sufrido) como una persona de exquisita sensibilidad que ama a los animales desamparados. Esta historia dice como eres tú, sin duda alguna.+++++ crazymouse
2017-02-16 00:55:25 Ay "alita", lo leí por encima sin ahondar, porque estas cosas me hacen mucho, mucho daño. Pero rescato tu noble sentimiento, tan lleno de amor. TE QUIERO!!! GRACIAS!!! MujerDiosa
2017-02-15 23:42:18 Le entregaste lo que necesitaba y por eso no murió antes, el partir teniendo la oportunidad de conocer el amor verdadero. Muy muy triste, no quería leerlo por temor a un final así, pero también quise pensar que se salvaba y que ahora corría contigo por el parque. Seguro él lo hace en su cielo. Un abrazo y estrellas. jdp
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]