La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / El adiós de tu padre

 Imprimir  Recomendar
  [C:576818]

A mediados del año dos mil uno...


_ ¡Jorge!... ¡Jorge!... ¡Jorge despierta!_ Puchu me sacude tomándome desde los hombros_ ¡Jorge despierta!_ Agitándome con algo de fuerzas logra su cometido.
_ ¡Que mierda!... Puchu ¿que pasa?_ Respondo somnoliento.
_ Toda la noche estuviste lamentándote y lloraste mucho entre sueños. Me tenías muy preocupada_ Mi vieja dibuja una intranquila sonrisa en su rostro.
Recorro con la yema de los dedos mis pómulos, dándome cuenta que tengo casi la totalidad del rostro húmedo y salino.
_ Algo muy malo acaba de pasar_ Digo con mucha pena, presintiendo un dolor que no conocía.
_ Es solo un mal sueño, no te preocupes_ Puchu trata de tranquilizarme, pero sé que ella intuye que algo pasó.
_ ¡Tengo que llamar a Judith Cecilia!_ Imprevista y rápidamente bajo de la cama en dirección de la cómoda. Abriendo uno de los cajones comienzo a buscar mi viejo teléfono celular_ Puchu ¿Has visto mi móvil antiguo? No recuerdo donde lo guardé_ Pregunto registrando desordenadamente la cajonera.
_ ¿Quién es Judith Cecilia? ¿Una amiga? ¿Para que la vas a llamar? ¡no entiendo!_ Puchu me mira perpleja.
_ Judith Cecilia es una amiga muy querida; hace mas de una década que no hemos hablado. En el teléfono viejo tengo su número de contacto. Algo terrible pasó, y esta relacionado con ella. No sé que es, no puedo explicarlo; solo sé que puedo percibir toda su tristeza_ Me siento contrariado, confundido, con un amargor que destroza mi alma.
_ Tu teléfono antiguo está al lado de las carpetas donde guardas los cuentos que escribes, allí lo ví hace algunos días atrás. Te dejaré solo para que llames a tu amiga_ Puchu camina en dirección a la salida de mi habitación, y al llegar gira su rostro sonriéndome con preocupación.
Dios, amo con todo mi corazón a esa vieja; de ella aprendí a querer las artes en general; la literatura, música, pintura, opera y ballet. Nunca he dejado de aprender algo nuevo al verla.
En el último cajón del mueble encuentro el viejo teléfono móvil; por alguna extraña razón nunca lo eché al tacho de la basura; renové el aparato cambiándolo por un equipo mucho más moderno hace algunos años atrás, y paradójicamente algo inexplicable me llevó a guardarlo.
_ Enciende... Por favor enciende..._ Desconozco si se encuentra en óptimas condiciones, no lo he usado en mucho tiempo_ Quizás explote (bromeo conmigo) cuando lo enchufe_ Tomando el cargador lo conecto a la red eléctrica. Lamentablemente se niega a prender_ ¡Enciende cagá de mierda; enciende!_ Los segundos pasan interminables_ ¡Enciende carajo, enciende!
_ ¡Bien mierda!... ¡Bien conchatumadre!_ La luz verde de la pantalla parpadea tímidamente por algunos segundos antes de afianzarse segura. Recuerdo que compré este teléfono celular de marca Nokia por que es el mismo modelo que usaba aquel personaje "Fox Mulder" en "Los expedientes secretos X" una serie de televisión que me encantaba.
Rescato de la memoria del dispositivo el número telefónico de Judith Cecilia; ha pasado bastante tiempo desde que habláramos por última vez. Desconozco si habrá cambiado de teléfono móvil, sí aun vivirá en la ciudad de Arica, o si acordará de mí.
Dudo de llamarla ante la serie de interrogantes que se presentan; tal vez Puchu tenga razón y es solo un sueño que no significa nada. Existe una gran posibilidad de que todo esto sea una completa locura.
Marco el número esperando que contesten... ¡Maldito tono de espera!... Mi corazón se acelera... Los nervios carcomen lo que soy... Nadie contesta; Iba a colgar cuando inesperadamente...
_ ¿Aló?_ La voz del otro lado me estremece. Es ella, ha pasado demasiado tiempo.
_ ¿Judith Cecilia?_ Mis palabras están colmadas de tristeza y no sé que es lo que la genera.
_ ¿Jorge... Eres tú?_ Responde sorprendida. Nunca imaginé que me reconocería.
_ Judith Cecilia, Tanto tiempo ¿Cómo estás?_ Mis piernas tiemblan.
_ No estoy bien jorge... Mi papá... falleció en un terrible accidente. No estoy bien_ Puedo palpar cada una de tus penas.
_ Lo lamento; lo lamento tanto_ Saladas lágrimas comienzan a caer pintando de dolor mi rostro.
Mi amor, hago mío todo tu desconsuelo y aflicción. Solo puedo ofrecer mi compañía y cariño incondicional en este; nuestro momento de perpetuas tristezas. No volveré a dejarte sola.



Texto agregado el 12-03-2017, y leído por 142 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
2017-04-05 22:03:19 increible la sensacion de saber algo que solo lo presentiste en un sueño , suele suceder, saludos amigo. makuto62
2017-03-14 18:55:26 Sabes, me haces recordar una historia similar que vivió mi padre. Me conmovió. Eres el POETA que sabe decir en poesía lo que otros contaríamos de forma ordinaria. Algún día contaré la historia de mi padre y te la haré saber. Un abrazo full, Vejetito lindo. SOFIAMA
2017-03-12 23:11:21 Interesante tema tratado en un diálogo ***** grilo
2017-03-12 21:39:38 Siempre se ha de hacer caso a lo que se siente. MujerDiosa
2017-03-12 16:30:36 Triste historia que confirma eso de que las premoniciones no son solo cuento.UN ABRAZO. gafer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]