La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / victorvac / Moradoras de sueños

 Imprimir  Recomendar
  [C:124763]

El aire aún esta tibio
un aroma dulce nubla las paredes
para alojarse en los rincones,
emociones que vuelan como pájaros,
unas fotos pinchadas... unas letras... mis dibujos,
tus manos que apenas rozán las mías,
un parpadeo incesante que comienza a despertar olvidos.

De pronto...
todo se ha llenado de sueños en vuelo
y cuando eso ocurre,
un profundo silencio invade mi alma,
se enreda el tiempo,
los rostros aparecen y se diluyen sin cesar,
la nostalgia embriaga mis ojos nocturnos,
mientras un amor inocente moja mis labios
para nombrarla tan suavemente
como la ligereza de su voz
que aún se cuelga de mi piel.

Me saltan a la mente recuerdos limpios,
risas y gemidos que estallan por los aires,
un mundo de intentos,
como ciego tanteando,
como niño soñando.

Me saltan las luces de la plaza,
las muñecas de una pieza,
una cama rosada cubierta de flores,
sus ojos verdes de sonrisa blanca,
la dulzura suave de un reflejo que es un beso,
un estremecimiento, un llanto mudo, una pena pequeñita,
alguien que negó el olvido,
pero que partió inevitablemente junto a tardes de juegos
y eternos paseos bordeando sus esquinas
Luego el tiempo
como siempre adormeció las despedidas,
un adiós implantado,
que rodó desde mis ojos
a mis manos huérfanas.

Luego el tiempo
como siempre movió horizontes,
transformó calles, cambio zapatos
y como una irrupción la belleza rapto mi vida.

Ella era como mirar el cielo
tendido en una larga tarde sin partidas,
sus pupilas de miel eran un abismo,
que parpadeaba la vida en un vacío infinito,
no había límite alguno,
era como navegar sobre vastos océanos inexplorados,
descubriendo su cuerpo en cada brisa de las olas,
que intenta no morir en la arena del tiempo.

Sus vestidos eran una fiesta de colores
que competía con la primavera,
brillaba como la luna que cae desmembrada sobre el mar,
enredando la plateada locura de la pasión
que caía constantemente sobre mis hombros.

Yo infinitamente trastornado transcurría sin bordes,
estudios, talleres, dibujos y más dibujos,
paseos interminables, estaciones de tren,
otra pieza como ésta,
entibiada solo por el universo que escondían sus párpados,
por los rayos invisibles que brotaban de sus manos atrapando todos mis sueños.

De pronto...
me invade la nostalgia que atraviesa mi espalda,
dejándome indefenso frente al mar de la desolación,
un brinco... una rabia, un temblor antiguo,
borra de un brochazo todo recuerdo hermoso,
clausurando la alegría.

Es ella que al final me atormenta,
ella que de recordarla duele
que clava como espina de rama seca,
que se hunde tras la sangre que lleno mis estadios vacíos,
luego viene nuevamente el silencio,
pero esta vez me conduce a oscuros laberintos,
a la locura de lo imprescindible,
lo entrañable de un aroma húmedo y nocturno,
que nace despuntando todos los amaneceres.

Ella es una herida eterna,
un salto al vacío,
ella siempre se cuela dentro de mi como epidemia,
como un viento helado que te traspasa y corroe,
que te deja indefenso y triste.

Ella grabó en cada línea de mis manos
un adiós de horizontes tendidos,
un dolor devastador
un desierto sin tregua
que solo lo posterga el tiempo,
pero que sigue allí
estoico al borde del acantilado de tu mirada
y eso es un tormento,
es una historia que no encontró el perdón,
que el tiempo como siempre se aferra en hacer creer
que se puede olvidar.

Quizás ahora que he vuelto a encontrar el amor,
que las paredes están rayadas con otro nombre,
otro cielo, otro siglo
que el aroma húmedo y nocturno que siento
y que aun perdura es de quién apenas roza mi piel,
si, quizás ahora todo cambie.

Ahora este nuevo eco de caricias aun consume la noche
y su ternura tiende a cegar todo tiempo pasado,
quizás ahora esta persistente e incansable mujer de días tormentosos,
traiga la lluvia que lave mis ojos,
llevándose para siempre las nubes,
que han cubierto mi sol durante tanto tiempo.

Ella ama con los secretos, la magia, la calma,
con la lucidez de saber que el temblor y la pasión
son sólo instantes,
que existen otras fronteras que cruzar,
que los colores del arco iris no terminan en el horizonte.

Ella es un misterio que ha ido llenando mi vida día tras día,
no se como, pero la ha hecho,
siento que sus ojos en los míos han reinaugurado el amor,
su belleza hoy despierta el cielo de las mañanas,
inundando toda la habitación,
esta en todo lo que me rodea,
un sueño, una caricia, flor, hierba, malesa,
un instante una eternidad.

Texto agregado el 24-07-2005, y leído por 116 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2006-12-14 04:46:15 viertes amor e ilusiòn...precioso sueño... luzyalegria
2006-01-07 13:19:10 Perfecto, simplemente bellisimo.... sofiasol
2005-08-09 21:03:43 Despliegas, a través de este largo texto, todo tu esplendor de poeta. ¡Felicitaciones, amigo! ***** duckfeet
2005-07-29 17:44:23 ¡Hermoso! HoneyRocio
2005-07-25 23:54:39 qué estás haciendo que cada día siento que lo haces mejor? este es mi preferido... te ha quedado muy bello felicidades¡ un cielo completito mi querido matemático. amayrany
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]