La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / Los pezones de Miguel Jara

 Imprimir  Recomendar
  [C:579220]





_ ¿Jorge has escrito algo?_ Marco pregunta mientras sirve el té en las tazas de loza.
_ No, hace rato que no escribo nada_ Respondo haciéndome el huevón por no llevar los dulces de alfajor.
_ ¿Por que?
_ No sé, no recuerdo ninguna historia que sea interesante. Expuse hace algunas semanas atrás un poema para Gloria, pero a parte de eso no he escrito nada.
_ ¡Huevón escribe la historia de los pezones de Miguel Jara! Eso pasó hace más de una década pero es una historia que se mantiene fresca; nunca se me ha olvidado.
_ ¡Huevón tienes razón!_ Esa verguenza es de antología, apenas llegue a casa comenzaré a escribirla.
_ Hasta el día de hoy me da verguenza el solo hecho de recordarla_ Marco ríe_ Bueno me avisas cuando la publiques para leerla.
_ Lo haré Brother_ Ambos miramos la bandeja que antaño contenía dulces de alfajor y ahora, en este preciso momento se encuentra vacia; no podemos evitar estallar en una sonora carcajada.




Con Paola camino al ritmo de la felicidad; ambos lo hacemos en silencio, disfrutando de un placentero paseo bajo la tenue luz de una hermosa luna llena. Nos dirigimos hacia el "Bar Sovia" bohemio club social donde la camaradería y el esparcimiento literalmente se toman las noches de día viernes.
Paola se ve muy atractiva debido a que adorna su rostro con una hermosa sonrisa colmada de mil satisfacciones; y hay que decirlo; tiene motivos de sobra para sentirse de esta manera.
Ella acaba de ganar una series de licitaciones que traerá mejoras en su lugar de trabajo, un codiciado beneficio social y fiscal recae inesperadamente sobre la vieja y querida escuelita que ha pasado años abandonada a su suerte en medio de la nada.
Por tal abnegada labor Paola se ha visto en la obligación de asistir a una serie de asambleas de reconocimientos y distinciones con autoridades regionales y nacionales. He reido mucho acompañándola a varias de estas protocolares juntas teniendo que relacionarme con alcaldes, senadores y diputados de la república. Ella suele presentarme como su esposo produciendo algo de sonrisas al mirarnos cómplices.
_ Me siento muy orgulloso de ti; y te amo mucho_ Digo al detenernos por algunos segundos.
_ ¡No te burles de mi!_ Ella sonríe y su rostro se sonroja al abrazarme con fuerzas.
"Bar sovia" se yergue imponente bajo el alero de la plaza "Capitán de fragata Arturo Prat Chacón", principal punto de encuentro de la ciudad de Iquique.
En la entrada principal del bar y bajo una pintoresca pérgola un puñado de mesas de madera adornan las animadas noches de tertulias.
Marco y Anita (Su eterna novia) se alegran mucho al vernos llegar; nos reciben con abrazos y cariñosas palabras de bienvenidas; sentadas un poco más allá, Gloria "La Panameña" siempre acompañada de su inseparable amiga Pamela; una voluminosa morena de pocas palabras y contagiosa sonrisa; goza de excelentes manera de las mil tonterías que inesperadamente puedo llegar a decir; además siempre que ella esta "chispeánte" (por las continuas cervezas artesanales) suele terminar besuqueándose con Ricardo, quien a la vez es un excelente amigo que nos sonreía amistosamente desde la contra parte de la pequeña mesa.
_ ¡Que está rica tu novia!_ El molesto comentario escapa desda la oscuridad cercana. Me molesta en demasía y lo encuentro imprudente y una falta de respeto. Fue un claro aviso de como iba a terminar la noche, desafortunadamente no lo anticipé.
_ ¿Hola cómo estás?_ Respondo al reconocer a Miguel Jara entre las penumbras; fuerzo una sonrisa en mi rostro tratando que el descontento de verlo pase desapercibido.
Miguel Jara es el hábil programador de computadores de la empresa en donde trabajo, nunca lo habíamos invitado a estos encuentros debido a que es reconocido por sus continuos excesos y extravagantes gustos por las prostitutas, el alcohol y la cocaína. Miro a Marco de soslayo con un ademán de desaprobación en mis ojos; mi amigo solo se encoge de hombros.
_ Miguelito llegó a mi oficina para reparar algunos computadores, y como ya era tarde lo invité para acá_ Ríe "La panameña" seguramente al percatarse de mi cara de interrogación.
_ ¿Cómo estás Miguel?_ Pregunta Paola sentándose y posando levemente la mano sobre el hombro de nuestro "amigo" _ Ella es muy astuta y sabe muy bien lo que hace_ Pienso sonriendo_ al realizar un acto de esta naturaleza sobre alguien, uno se asegura que los mecanismos de defensa sicológicos se desactiven, dando píe inicial a una natural timidez. Paola me mira de soslayo guiñándome un ojo, logra arrancarme una sonrisa.
_ ¿Jorge que fue lo primero que te gustó de Paola?_ Pregunta Ricardo al tomar de su cerveza artesanal.
_ Bueno creo que lo primero que veo en una mujer son sus manos. Me encantan las mujeres con manos hermosas.
_ Los ojos huevón, lo primero que te cautiva de una mujer es la mirada_ Comenta Marco mirando profunda y tiernamente a Anita.
_ ¡Que mentirosos son!_ Ríe Pamela_ ¡Lo único que nos miran los hombres es el trasero!_ Una sonora carcajada inunda el local.
_ Paolita supe que estás muy contenta; ganaste el proyecto gubernamental y tu escuelita se verá beneficiada. Felicidades_ Anita comenta sinceramente sin soltar la mano de Marco.
_ A mi me gusta... A mi me gusta... Cuando hace frío... _ Miguel ya está ebrio, ríe como si recordara algo y sus balbuceos se pueden escuchar a varios metros de distancia.
_ Imagino que debió trabajar mucho Paola_ Pamela sonríe interrogante_ Espero que este calvo te ayude en tus proyectos_ Termina con una broma que todos celebran.
_ El pelao me ayuda mucho y estoy agradecida de él_ Paola toma mi mano con cariño.
_ A mi me gusta... A mi me gusta... Cuando hace frío... _ Miguel no se ha dado cuenta que ya cambiamos el tema; a pesar de ello todos de cierta manera mantienen una tensa atención en él.
_ ¿Y que haremos para celebrar el logro de Paola?_ Pregunta animadamente Marco, tratando de desviar la atención; pero a pesar de sus buenas intenciones no logra que Miguel desista.
_ A mi me gusta... A mi me gusta... Cuando hace frío... _ Es inevitable no mirar a Miguel Jara; un hilo de saliva cae desde su mentón dando un espectáculo deprimente.
_ A mi me gusta... A mi me gusta... Cuando hace frío... y a las mujeres... y a las mujeres con el frío... ¡se les paran los pezones como si fueran los pirulitos de un balón de fútbol!_ Una cavernosa carcajada escapa de su garganta; al mismo tiempo despliega los dedos índices de sus manos que mantiene empuñada a la altura de su pecho; mueve los dedos en forma circular riendo como un demente.
Deseo esconderme de la verguenza que inunda la mesa en solo unos segundos. Marcos me mira apretando su quijada; Anita y Paola quedan perplejas tras una broma fuera de toda lógica frente a personas que no conoces. Ricardo desde la esquina ríe desorientado escondiéndose detrás de su vaso de cerveza artesanal.
Pareciera que Miguel Jara no tiene las menores intensiones de abandonar el local a pesar de su pronunciada borrachera; esta será una larga, larga noche.







Texto agregado el 16-06-2017, y leído por 100 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2017-06-18 17:10:37 EN TOTAL ACUERDO CON TODOS LOS COMENTARIOS QUE TE HAN DEJADO Y, A LOS QUE AGREGO , PRECISAS LETRAS EN LAS QUE DESGRANAS TU INGENIO.. UN GUSTO LEERTE DESDE LA SIMPLICIDAD ACERTADA PARA CONTARNOS LO QUE VE Y SIENTES UN ABRAZO Y GRACIAS POR COMPARTIR ESTIMADO ROCKERO rolandofa
2017-06-17 01:40:56 Yo mejor no digo nada, pero lo comprendo todo muy bien. ***** grilo
2017-06-16 21:28:57 ohhh amigo, aun siento esa veguenza de dicho comentario y cada vez que lo recuerdo siento una verguenza terrible y sobretodo me rio inevitablemente a carcajadas. un gran recuerdo un abrazo bro. makuto62
2017-06-16 18:21:57 Muy buen relato y para tener en cuenta cuando tomemos licor, pues no todos saben controlar los tragos, un abrazo desde Colombia nelsonmore
2017-06-16 17:37:12 Muy cierto lo que dice Maparo, el alcohol cuando se une a la estupidez produce situaciones bochornosas. Buenos tus relatos situados en Iquique, dan ganas de conocer a ese grupo de amigos y compartir una cerveza con ellos. vicenterreramarquez
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]