La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - Hipsipila - 'Depresión'


Depresión

Siempre había pensado que la línea entre estar bien y dejar de estarlo era muy estrecha y que cualquiera la puede traspasar. De ese modo, de estar en las alturas se puede pasar a habitar en un pozo que parece sin salida.
Una serie de penosas circunstancias tales como la enfermedad de su hija y otras vivencias muy duras que evitaremos relatar por mor de no ser prolijos, la condujeron a una crisis depresiva mayor, a diversas consultas por varios psiquiatras , a los antidepresivos y ansiolíticos.
Nadie daba crédito en el trabajo a que ellla, tan vitalista y risueña, hubiera caído.
La enfermedad se patentizó de la manera siguiente: un cansancio extremo, pérdida del sueño y del apetito; no podía levantarse de la cama, dejaron de satisfacerle actividades que siempre le agradaron y tenía barruntos de suicidio, por lo que su familia procuraba nunca dejarla sola.
Siempre fue consciente de su estado y dejó de reconocerse en esa etapa de guiñapo que se prolongó cerca de un año hasta su completa rehabilitación.
Por supuesto, dejó de trabajar pues nada inhabilita tanto como una depresión de esa magnitud.
Quedó tan inútil e indefensa que, si no hubiera sido por la ayuda de su madre, habría tenido que internarse en un centro. Cualquier nimia actividad como ducharse o vestirse la dejaba exhausta. Un despojo humano, vaya.
Si bien a veces desesperaba, nunca perdió la confianza en volver a ser la chica alegre y risueña que fue, lo cual consiguió gracias a la medicación y a la ayuda de familiares y amigos.
La vida puede ser muy puta pero hay que tener la fe de que a la noche más oscura le sucede el amanecer más luminoso. Siempre.
Eso sí , desde entonces una sombra casi imperceptible le opaca su radiante mirada.Una sombra de miedo.


Texto de Hipsipila agregado el 08-12-2017.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net