La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / El decreto (LNHC)

 Imprimir  Recomendar
  [C:96230]

Hace mucho tiempo, cuando los ruiseñores no estaban organizados, esta ave era el adorno preferido en los hogares de la alta sociedad de las grandes ciudades, y se fue generalizando poco a poco hasta convertirse en una costumbre en casi todo el mundo. En cada sala de las grandes residencias europeas y de otros continentes del mundo occidental fue el adorno obligado.

Esta costumbre obligó que la captura de esta ave se cotizara bien alta, convirtiéndose en poco tiempo en el oficio mejor pagado de esa época, porque además dicha ave había escaseado. Hubo muchos científicos, altos militares y grandes empresarios que dejaron sus ocupaciones laborales para dedicarse a tiempo completo a la captura del ruiseñor, también los buscadores de oro que en ese tiempo estaban en su apogeo, cambiaron de oficio y pasaron a llamarse buscadores de ruiseñores.

En las madrugadas en el pleno frió, cuando la captura del ave se pagaba hasta diez veces su precio, salían grandes caravanas de hombres bien equipados, con mulas y otros animales en busca de riquezas por las montañas y las cordilleras, probando suerte para tratar de capturar un ave y llevarla a la ciudad enjaulada.

Muchos salieron y no regresaron jamás, porque la ambición lo congelaba en los elevados picos, y otros porque lograban conseguir el ave pero la competencia era tan feroz que se mataban unos con otros para quedarse con la codiciada ave.

Llegó un tiempo que el ruiseñor estaba casi en extinción total, y cada día aumentaba su precio, tanto fue así que era un peligro andar con un ruiseñor en la mano, porque era hombre muerto, pero a la vez era un peligro para el matador quien también conseguía la muerte, era una cadena de muerte hasta que el ruiseñor llegaba a la ciudad, pasando de mano en mano y de muerte en muerte.

Muchas familias que se vieron en aprietos económicos se recuperaron totalmente al vender su ruiseñor, aunque inmediatamente vendían su ave dejaban de pertenecer a la alta sociedad, la cual exigía por lo menos un ruiseñor enjaulado en la sala de las lujosas residencias.

En esos tiempos se llegaron a escribir varios libros famosos explicando la mejor forma de capturar un ruiseñor vivo, entre esos libros algunos fueron bet seller, tales como: El Ruiseñor y la fortuna, Hágase rico en diez días con un Ruiseñor en la mano, El Ruiseñor y la paz; y el más vendido de todos: El buscador de Ruiseñores más grande del mundo.


PRIMER FINAL:

La población de ruiseñores en su gran mayoría estaba en cautiverio en las grandes ciudades, pero en los bosques aun quedaba un remanente que estaba huyendo de los buscadores de fortunas, todo esto provocó, que los pocos que quedaban se organizaran y nombraran a un rey entre ellos para que buscara una solución definitiva a la horrible situación que estaban viviendo, porque si todo continuaba igual se iba a extinguir la población de los hombres y las mujeres se iban a quedar solas, la humanidad estaba a punto de desaparecer.

Los ruiseñores escogieron al más sabio entre ellos, aquel quien diseñó el plan para huir de los buscadores, y él inmediatamente recibió la corona como rey hizo su primer y único decreto que decía: En vista que la humanidad se está matando por causa de la captura de nuestra especie, y está a punto de desaparecer, en cierto modo por nuestra culpa, queda desde hoy totalmente establecido que cada vez que uno de nosotros sea capturado, nos vamos a provocar un infarto y así no obtendrán dinero por nuestros cuerpos con vidas, y así se resolverá el asunto y como dice el refrán de los hombres: Muerto el perro (ruiseñor), se acabo la rabia (la ambición).


SEGUNDO FINAL:

La población de ruiseñores en su gran mayoría estaba en cautiverio en las grandes ciudades, pero en los bosques aún quedaba un remanente que estaba huyendo de los buscadores de fortunas, todo esto provocó, que los pocos que quedaban se organizaran y nombraran a un rey.

Los ruiseñores escogieron al más sabio entre ellos, aquel quien diseñó el plan para huir de los buscadores, y él inmediatamente recibió la corona como rey buscó la solución más idónea para la comunidad y formó equipos de rescates.
Los diferentes equipos se movieron rápidamente por todas las ciudades y libertaron miles de ruiseñores que se le había olvidado hasta cantar.
En poco tiempo la comunidad había crecido en gran número, aunque los hábitos variaron un poco; el rey decidió que nadie se expusiera a los seres inhumanos y así permanecen hasta ahora en aparente extinción.

TERCER FINAL:

Texto agregado el 31-03-2005, y leído por 236 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2010-02-04 03:47:31 muy buen mensaje el que plasmas.. felicedades! mis 5 *****... Nemesis_Fenix
2009-10-20 19:30:20 Hermosa historia, amigo, muy bien pensada, muy bien relatada. Un gusto leerte. galadrielle
2009-10-18 00:18:50 Inteligente !!! ***** pintorezco
2009-10-16 19:24:37 Me ha gustado este relato reflexivo.Es una denuncia que goza de plena actualidad, cambian los actores, pero no la esencia de tus letras.¡¡Felicitaciones!! almalen2005
2009-10-16 16:49:16 Che, está bueno. Salú. leobrizuela
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]